Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

domingo 20 noviembre 2016

Entre Erizos Anda el Juego

Los erizos son adorables, aunque ellos no se den cuenta. Tienen púas, pero también un halo de adorabilidad que ha hecho que ahora la gente les quiera como mascotas. Pinchan, pero son redonditos y graciosos ¿quién no querría un erizo en su vida?. Pues probablemente otro erizo.

Érase que se era, una eriza llamada Erika. Erika era una eriza común europea que vivía en España. Vosotros no lo sabéis pero si un erizo quiere pasar a ser considerado adulto debe realizar un viaje. Debe realizar un camino y superar una serie de obstáculos (en realidad no son eso del todo, pero cuando eres un erizo pequeño hay cosas que parecen un mundo). Erika decidió que haría el camino desde la finca Torrejón hasta Alba de Tormes, primero debería atravesar un valle, una vez hecho debía cruzar un río, subir una montaña y después cruzar el puente hasta el pueblo.

Nuestra pequeña (pero valiente) protagonista se despidió de sus papis y sus hermanitos, todos estaban muy preocupados pues hacer el periplo implicaba enfrentarse a muchos peligros. Tras olisquearse con amor y hacerse cosquillas con las púas se dijeron adiós y dio su primer paso camino a la madurez.

En principio el valle era algo fácil, casi no había probabilidades de interacción con los humanos, la hierba era alta con lo cual determinados predadores no tenian porqué verla, pero daba miedo, se sentía tan expuesta y blandita ¿servirían sus púas para algo llegado el momento?. Mientras caminaba todo eso pensaba y tan absorta estaba que no veía lo que había a su alrededor y lo que había era una mañana maravillosa de primavera, alguna que otra mariposa, florecillas silvestres y algunas vacas que la ignoraban mientras devoraban el pasto. Tampoco vio al perro pastor hasta que fue demasiado tarde. Se quedó petrificada cuando vio al enorme mastín, con su enorme y húmerdo hocico y lo que es más importante, con su enorme curiosidad. Instintivamente se hizo una bolita y sus poderosas púas le dieron un susto al perro. ¿Quién iba a decir que una bolita como ella tenía tanto poder?. Una vez espantado al perro decidió acelerar el paso y concentrarse en lo que había a su alrededor. Así, un ratito corriendo y otro caminando llego al río.

El río era un problema, sus papis le habían dicho que necesitaría agudizar su ingenio. Se sentó un momento en la orilla y decidió observar qué pasaba por allí. Dentro del río había peces que nadaban pero ella no sabía nadar. Los patos tenían esas patas tan chachis para chapotear y encima las plumas parecían calentitas. Entonces vio a unos humanos en un barco, era de madera y ellos remaban, era una solución aunque ¿tendría ella fuerza suficiente para cruzar la corriente? Enseguida se dio cuenta de que necesitaba dos cosas, un trozo de madera y un compañero. Miro a izquierda, había un sapo que la ignoró. Miró a la derecha había un cangrejo de río con mucha mala leche en sus pinzas. Miró arriba y se encontró una paloma con incontinencia y entonces miró abajó y vio un escarabajo. El escarabajo estaba cabizbajo y con mucha prudencia Erika le preguntó por qué. Resulta que Eduardo tenía que cruzar el río porque se había olvidado el regalo para su mami en el otro lado. La eriza necesitaba un compañero pero ¿podría ese ser tan pequeño remar? Pues resulta que sí, Edu, pertenecía a una especie de escarabajo que tiene muchísima fuerza, así que no era sólo ideal para remar sino que además le ayudó a construir una barca segura para ambos. Gracias a que trabajaron en equipo llegaron sin un rasguño y sin afilar las púas. Erika estaba tan contenta que deseaba abrazar al escarabajo pero consciente de que podía dañarle le dio la patita y continuó con su periplo.

Ya habían pasado varias horas desde que había comenzado su camino así que decidió parar y comer algo. El asunto de la montaña era un tema complicado. O bien hacía noche en la montaña o encontraba una manera de llegar más deprisa. Animada por lo rápido que había sido cruzar el puente comenzó a buscar un medio de transporte. Empezó a ponerse nerviosa, no se le ocurría nada y su patita comenzó a tamborilear mientras respiraba con cierta dificultad y cuando estaba a punto de llorar vio unos ojos curiosos que la miraban. Entonces se dio cuenta, había un gato, más concretamente una gatita pequeña, algo sucia y negra como tizón. La gata que se llamaba Tina, se acercó poco a poco y se sentó a observarla. Por algún motivo la gata no le daba miedo, se miraron con complicidad. Tina sacó la patita y le dio en la nariz y ambas rieron. Erika le pidió el favor a Tina de llevarla cual pony y la mininó aceptó, a cambio le pidió que la ayudase a enconrar algo que comer. Así que Tina y su jinete comenzaron su periplo. Por el camino cantaron canciones de Britney, hablaron de las series japonesas que a Erika le gustaba ver y de lo difícil que es ser erizo y gato. Casi habían terminado su caminata por la puñetera montaña cuando Erika se dio cuenta de que no iba a dar tiempo. Lo habían intentado pero necesitaban un refugio, un sitio donde descansar, comer algo y no pasar frío. Tina con su vista de gata poderosa, encontró un agujero con ramitas de brezo y un trozo de tela. Ahi se sentaron a descansar y la pequeña erizo le dio un cachito de su diminuta comida. La gata se enroscó y a su lado se tumbó la erizo, con mucho cuidado y mucho miedo, no quería herir a su recién encontrada amiga. Poco a poco sus respiraciones se acompasaron y se hicieron más profundas hasta que las dos cayeron como si hubieran sido abatidas por un francotirador.

A la mañana siguiente Tina se despertó temprano a buscar algo de comida, sus tripas rugían y no quería despertar a nuestra protagonista, cazó a un ratón, se lo comió con mucho gusto y volvió a su guarida donde Erika remoloneaba en la manta, haciendo la croqueta, era una imagen adorable, pero el destino aguardaba a la erizo. Finalmente, después de dos horas de caminar, descendieron el último tramo de montaña y llegaron al momento crucial, el puente que llevaba a Alba de Tormes. Para llegar a él había que cruzar una carretera y luego para atravesarlo había que sortear a muchos humanos. Humanos grandes y pequeños, algunos con mascotas, otros con bicicletas... Era algo que debía hacer sola, lo sentía en sus tripas, como el miedo, así que se despidió con un beso de esquimal de Tina y se sentó a analizar la situación. Observó que los humanos cuando querían llegar al puente y no iban en coche esperaban que un muñeco se pusiera en verde, cuando el muñeco cambiaba los coches volvían a rugir. La clave era saber si le daría tiempo a cruzar, sus patas eran cortas, pero creía que podría llegar. El segundo problema era pasar de un lado a otro. Los perros eran peligrosos, si un humano la veía a lo mejor trataba de atraparla. Decidió que lo que no se podía ver no se podía coger y eso implicaba esperar a que fuera de noche primero y segundo ir por el borde del puentecito. La gente normalmente no miraba por la barandilla, y además, ésta tenía una barra por debajo por lo que los perros no podrían morderla, aunque sí echarle la pata.

Mientras esperaba los nervios se apoderaban de ella, y volvió el tic a su patita que tamborileaba sobre el suelo. Por fin empezó a oscurecer, se puso a estirar y a calentar los músculos, un tirón cruzando la carretera sería fatal y cuando se sintió preparada se puso en posición. Tres, dos, uno y el muñeco se puso en verde, corrió y corrió, corrió tanto que le quemaban los pulmones esquivando pies humanos, faltaba poco, poquísimo para llegar cuando vio que el muñeco cambiaba y cerrando los ojos pensó en su madre y que tenía que lograrlo y de donde no había nada sacó fuerzas para un último esprint. Y lo logró, lo logró y cuando alcanzó un sitio seguro se dejó caer y respiró. Después de recuperar el aliento se concentró. Quedaba una última cosa, no era difícil comparado con lo que acababa de hacer pero necesitaba hacerlo bien. El hueco que le quedaba era pequeño y un movimiento en falso podía hacer que se cayera del puente. Se acercó, con las púas tiesas de la concentración y se pegó al filo. Avanzaba lenta pero segura y alternaba las miradas al vacío con las miradas al camino que se le antojaba eterno. Paso a paso fue avanzando, no se detuvo, sabía que estaba cerca de su meta, sabía que podía hacerlo, sabía que estaba cansada y hambrienta pero sobretodo sabía que debía finiquitar la tarea. Así que cuando por fin llegó simplemente lloró, lloró como sólo una eriza sabe hacerlo.

Esta es la historia de una eriza que no se rindió y que por eso llegó a ser adulta. Aprendió que el camino es difícil y que a veces hay que pedir ayuda, aprendió que se pasa miedo y también que las púas, además de para pinchar sirven para demostrar afecto.

jueves 27 octubre 2016

Halagos

Los cumplidos ¿tienen que ver con nosotros o con quien los realiza?

Si alguien me llama guapa no significa que lo sea, significa que entro en los estándares de belleza del que me lo dice, es más, yo me puedo sentir del mordor más profundo. En ocasiones es importante ser capaz de tomar distancia, para lo bueno y para lo malo. Cuando alguien nos dice algo malo también dice mucho sobre la persona que nos lo dice, cuando nos llamen malos, gordos o feos.

Esto que tengo interiorizado mentalmente no lo tengo en absoluto grabado en mi corazón, que al final es lo que cuenta porque considero bastante emocional. No importa que mi cabeza diga cosas sensatas cuando mi corazón se enfada. Sé que pueden sonar a divagaciones pero es importante, marca la diferencia, quizás es el impulso que necesitamos para dejar de depender de los ojos ajenos y mirarnos con los nuestros.

lunes 17 octubre 2016

Oui Oui

He dado mi primera clase de francés (el idioma, no me seais cochinillos), hoy iba a dar la segunda pero mi profesor está malito y lo hemos dejado para mañana. Mi profesor es un ser humano peculiar, me dijo que me daba clases porque cree que se me va a dar bien, él es tan buen profesor que elige a sus alumnos. Lo de que es buen profesor me lo dijo él, también fardó de haber publicado un libro. Estoy ilusionada, pero le tengo tanta manía a los gabachos...

Ayer no fue un mal día en el curro, hubiera sido bueno si no hubiera tenido que quedarme más tiempo por marrones varios. Hoy está previsto que sea un día de mierda, de auténtica y tremenda mierda y no me apetece nada. Hoy es el típico día en el que me encomiendo a la fortuna para que me toque la lotería.

Buscar el equilibrio es necesario pero difícil. Aprender a ser críticos pero también indulgentes con nosotros mismos. Ser exigentes pero aprender a parar. Comprometernos con las cosas pero saber desconectar, y en eso estoy yo. Relacionado con el trabajo, llevo unos días teniendo que hacer de mala y eso no me gusta, me hace sentir incómoda, hago lo que tengo hacer pero es una mierda. Me llevo el trabajo a casa, aunque al no ser importante debería ser capaz de olvidarme de todo tal como salga por la puerta.

Os dejo que tengo que seguir divagando.

martes 4 octubre 2016

Mi tarea I

Mi tarea para hoy será reconciliarme conmigo misma, una tarea hercúlea, si se me permite la apreciación.

domingo 2 octubre 2016

Domingo de Dios

El título me hace reír, chistes privados que tiene una, personalidades múltiples que caben en este cuerpecito que mi madre parió.

Para mí es el último día de la rotación de esta semana y estoy deseando ir a trabajar para irme ya. He comido demasiado y la verdad es que la idea de lidiar con seres humanos, cuando lo que deseo es echarme la siesta, es todo menos apetecible, pero la niña (yo) tengo gustos caros y vicios que no se pagan solos.

Como trabajadora pringada me da mucha pena la gente que tiene que trabajar los festivos, en serio, no está pagado, me parece mal que las grandes superficies abran ya los domingos en todas partes, sé que mucha gente no estará de acuerdo conmigo, pero tenemos derecho a tener vida, los domingos deberían ser para hacer lo mínimo posible, sólo emergencias.

Queridos lectores y no lectores, tumbaos y tocaos los genitales a dos manos, hacedlo por vosotros y por vuestros compañeros, hacedlo por mi.

viernes 30 septiembre 2016

V de Vendetta en viernes

Ahhhh los viernes, ese día maravilloso, para los que trabajan no sé en donde, yo soy una pobre pringada que trabaja a turnos.

Llevaba una temporadita bastante baja de moral, así que me he decidido a cambiar algunas cosas para intentar sentirme mejor. Una de esas cosas es aprender un idioma, creo que es un reto, a mi me encanta chapurrear palabros en otros idiomas y a lo mejor me ayuda a desconectar, porque prácticamente lo único que hago es trabajar e ir al gimnasio.

También he vuelto a comprometerme en serio con el gimnasio, ahora que ya no me duele el culo de caerme por las escaleras y que parece que mi espalda va mejor (aunque no pienso abandonar a mi fisio).

La vida es complicada y además la hacemos complicada y supongo que yo en eso tengo un máster, por eso, mi objetivo vital es agotarme tanto que no tenga fuerzas para pensar y tratar de trabajar conmigo misma.

Seguiremos informando.

domingo 18 septiembre 2016

Eso

Ahhh la la magia de internet, la escoria que no quieres que te lea lo hace y el ser humano que deseas que lo haga para que sepa y entienda ni recuerda el nombre de tu blog.

Puto internet y putos blogs.

Me estoy haciendo mayor, o quizás ya lo sea.

sábado 17 septiembre 2016

>:(

Te haces mayor cuando el cerebro es capaz de enmudecer al corazón.

Que complicado es ser adulto, que duro asumir que a veces hablar no sirve para nada, al menos nada bueno.

Que horror más horroroso aprender a rendirse.

Que pena cuando lo silencios nos ahogan.

Que innecesario se vuelve sentir y que indespensable aprender a fingir.

Que asco.

jueves 15 septiembre 2016

Renada

Estoy en muerte cerebral.

Hoy estoy vaga, vaga, vaga... no sé si es que estoy premenstrual, si es la depresión postvacacional, que estoy más gorda o que necesito chocolate, pero la verdad es que estoy perrísima.

En esta mañana de nada mental, donde mis actividades han consistido en ver la tele (El programa de Ana Rosa y L.A. Ink) y jugar a una especie de Candy Crush con Sailor Moon, dejo que los minutos pasen perezosamente. Es un placer de las vacaciones, simplemente dejar la vida pasar. Siempre hay que hacer cosas, estar activo porque si no lo haces estás malgastando tu vida. ¿Qué pasa con soñar, pensar, descansar, imaginar, dormitar...?

Hoy sería un gran día para que lloviera, así tendría excusa para quedarme en la cama, echo de menos a mis gatos.

martes 13 septiembre 2016

Vacaciones

Estoy de vacaciones ¿De qué si no iba a actualizar este rinconcito?

Llevo exactamente 13 días de vacaciones y ya me estoy amargando porque vuelvo al tajo el 18. En estos días he comenzado un curso de buceo y he ido a la Toscana italiana. Como la pasta y los helados no son especialmente dietéticos he vuelto al gimnasio hoy (a darlo casi todo) y en estos días me tocará pelearme con seguros (aún arrastro el piñote con el coche del año pasado) y el 2 de junio tuve otro (menos grave por suerte) que también me está dando la lata. Además de eso me gustaría hacer limpieza que creo que me vendrá bien, limpieza mental y de objetos. La verdad es que ha sido un verano tan intenso de trabajo y han pasado tantas cosas que tengo la sensación de tener mucha mierda que limpiar.

Es raro estar aquí sentada, tengo algún que otro artículo por ahí sin terminar, pero siendo sinceros me he decidido a escribir porque he renovado el host por otros dos años más y ya que pago quiero amortizarlo.

Últimamente siento que soy muy tibia con respecto a casi todo, pero siento que no estoy capacitada para sentar cátedra. Desde lo de los vientres de alquiler, pasando por la legalización o no de la prostitución hasta la situación política de España... ¿Yo qué coño voy a saber? Como la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas de este país me dedico a sobrevivir. Supongo que ese es el triunfo del mal, que dejemos de pensar, de inquietarnos, de soñar.

Como me gusta el melodrama, es algo que no cambia por muchos años que tenga.

jueves 30 junio 2016

Y se hizo el Wifi

Después de tres meses ya tengo internet en mi pequeño piso y debo decir que estoy contenta, soy una pequeña adicta a internet. Todo gira alrededor de eso, poder escuchar música, mandar papeles importantes, pedir cita para el médico, entretenerme, informarme...

En estos meses sin wifi han pasado muchas cosas, el PP ha vuelto a ganar unas elecciones, sigo siendo pobre, sigo a dieta, siguen sin haber inventado dulce de leche light y el mundo en general está fatal.

Ayer, uno de los señores que me instalaba "el interné" y yo, tuvimos un interesante debate. Según él yo pensaba como los votantes del PP y veía cosas que no eran porque yo decía que si queríamos políticos honrados debíamos ser una ciudadanía ejemplar. Para mi, los políticos que tenemos son el reflejo de la sociedad que tenemos, obviamente, habría que poner medidas para que ser corrupto fuera menos fácil, pero en general el ser humano da bastante asquito. Cuando realizamos pequeñas estafas, defraudamos a hacienda, vemos que nos han cobrado de menos y no lo decimos ejercemos nuestra pequeña parcela de corrupción. Si pudieras hacer el mal sin que nadie te pillase ¿dirías que no? Hacer las cosas bien es difícil porque parecen boberías, cosas chiquititas, pero significativas.

miércoles 18 mayo 2016

Cuanta maldad

Hoy cuando estaba trabajando cual perrita recibí un sms preocupante por parte de mi banco, había movimientos "sospechosos" con mi tarjeta de crédito. Era un cargo de un euro y pico en un hotel de España. Llamé por teléfono y resulta que es habitual por parte de los cacos hacer un mini cargo para ver si consiguen que cuele, si es así ya van con el cargo gordo, así que me he quedado compuesta y sin tarjeta de débito (débito porque soy una pobre)

Sé que los cacos existen, es más, a un señor que puede estar a miles de km de distancia mi carita de pena no le produce ningún remordimiento y eso siempre lo hace más fácil. Hacer el mal cuando no ves las consecuencias de tus actos es infinitamente más llevadero y exige menos maldad. Pasa lo mismo que cpn ser un hijo de puta. Es más fácil ser machista, sexista y xenófobo oculto en el anonimato de internet, donde no ves el dolor que causan tus insultos y/o palabras. Hace unas semanas pude ver un vídeo, ponían a señores anónimos a leer en voz alta tuits que le habían escrito a dos presentadoras deportivas. Los primeros tuits eran normales, inofensivos, graciosos, pero los últimos eran chungos, del tipo "deberían violarte por las cosas que dices", "has debido de chupar muchas pollas porque una inútil como tú no debería estar en la tele". Cuando esos hombres, tenían que enfrentarse a lo que otros habían dicho se les caía la cara de vergüenza.

El ser humano, por desgracia, funciona muy bien con la presión social. Debemos concienciarnos de que las palabras son más que palabras y que tiene repercusión cuando chillamos "hijo de puta" en un partido de fútbol, le deseamos la muerte a alguien en twitter o hacemos bromas con respecto a que si "mi mujer se divorcia y se queda con la mitad de todo, la mato, que de la cárcel se sale pero de la tumba no" y que conste que todos son ejemplos reales.

Hasta el próximo wifi.

viernes 29 abril 2016

Rodríguez

Trabajar a turnos implica que cuando la gente sale a divertirse tú trabajas y eso es lo que voy a hacer yo, trabajar. Aprovecho el momento para volver junto a mis amados gatos y mi wifi para ver mis series japonesas. Ahora mismo estoy viendo una de una treintañera japonesa, profesora de inglés en Tokyo de la que se enamora el heredero de un templo. Así es niños y niñas, soy una frikaza y desde que estuve en Japón he sentido cierto renacer.

La soledad es una compañía necesaria en ciertos momentos para poner en orden las ideas y también para pillar perspectiva. En otros momentos la soledad es simplemente una jodienda, la gotita que colma un vaso que está rebosando. Al final todo depende del momento y el lugar en el que te encuentras. Uno de mis grandes problemas (quitando el que soy una puta dramática) es que nunca sé dónde estoy ni hacia donde voy.

¿Seré yo? Me encantaría hacer una especie de club de desgraciados a ver si escuchando las penas ajenas yo me animo un poco, pero a lo mejor es mezquino querer escuchar las penas ajenas, o quizás es una manera de no enfrentarme a las mías. Tal vez debería empezar a ocuparme más de mi vida y menos de la de los demás.

jueves 28 abril 2016

Odio el Windows 10

Llevo mal los cambios, todos los cambios y que mi súper portátil nuevo haya decidido pasarse a esta caca de sistema operativo me llena de ira y decepción, entre otras cosas porque el itunes no me va, y yo sin itunes no soy nadie.

Voy a ser supervisora, me lo ofrecieron y dije que sí y me estoy haciendo popó, ya sabéis que la confianza en mi misma y yo no nos llevamos bien. Dije que sí porque esperaba que no me pusieran mucho, porque me siento muy halagada y porque es una manera de aprender.

En otro orden de cosas me he comprado un vestido en el que no quepo aún para una boda que tengo en julio. No sé si tengo mucha fe o soy muy gilipollas, por suerte para mi tengo 60 días para devolver el puñetero vestido así que si en un mes no entro en él lo devuelvo y busco otro.

Sé que parece que nada tiene conexión, pero la tiene, soy el hilo conductor, mi vida es un desastre y es caos y en el fondo la de todo el mundo de alguna manera u otra. Supongo que el truco es usar la corriente a tu favor, dejarse llevar por las olas y guardar fuerzas para la tormenta.

PD: me encantaría bailar como una negra.

domingo 24 abril 2016

Caca del Whatsapp

Me he mudado y no tengo wifi. Echo de menos ese maravilloso iconito que me indicaba que podía hacer de todo, desde escuchar Spotify, hasta empezar a ver Doramas japoneses, desde buscar letras de canciones a escribir en mi blog.

De todas formas no os preocupéis, por suerte o por desgracia es probable que pronto deje mi nuevo hogar para volver al antiguo porque mi noviete a lo mejor debe desplazarse a otra comunidad autónoma

Este hecho de mi vida ha dado mucho de sí entre mi grupo de mi amigas ya que ha habido diversos comentarios, consejos y opiniones, que yo educadamente he escuchado (porque soy muy educada). Cierta chiquilla me ha dicho que me pida una excedencia y que me vaya con mi pareja, que lo deje todo por amor y que sea su apoyo (aunque yo no me fío mucho de que la excedencia fuera respetada). Hablando de eso me dijo que mi pareja y yo somos una persona. Entramos en una discusión, puesto que yo considero que yo soy yo, como individuo y que comparto con mi pareja muchas cosas. Su dolor es hasta cierto punto mío, como su alegría pero no somos uno. Hay un vínculo, pero somos dos personas.

Esta conversación degeneró en que yo tengo muchas taras y muchos lastres, cosa que es cierta pero no creo que el hecho de que no me sienta en comunión con mi pareja sea significativo. Mientras escribo esto, frunzo el ceño, pensando en lo que el futuro me deparará. llevo una semana regulera. He sentido que el universo tiene la puta manía de joderme cuando más cerca estoy de estar bien.

Si escribo poco, pensad que es que aún hay esperanza.