El Procastinar Se Va A Acabar (más o menos)

Pues aquí estoy dispuesta a hacer un montón de tareas absolutamente tediosas y aburridas, la cosa es tan seria que he apagado el wifi del móvil, nada de whatsapps ni de twitter (por suerte para mi, mi ordenador tiene chorrocientos años y explota con twitter)

¿Qué cosas tengo que hacer? Sé que os mordéis las uñas ante tanta intriga y no os voy a tener en vilo. Básicamente tengo que actualizar mi currículum (cosa no especialmente horrorosa porque en 2013 le metí mano) y luego hacer uno en inglés (horror, terror, muerte)

Me he hecho un linkedin y quiero actualizar algunas cosas que desde el móvil no me deja y no estaría mal que aprovechase y siguiera con mis cursitos por internet. Lo de los cursos molan porque son en inglés y me obliga a prestar atención y a usar palabras que normalmente no uso.

Este artículo va de no procastinar y eso es precisamente lo que estoy haciendo… pues sí porque me lo merezco, enchufo el spotify y miro por última vez twitter. Todo esto tiene un motivo, quiero estar preparada ante los cambios que se avecinan y quiero un trabajo mejor. No puedo evitar que todo deje de ser como era, pero sí puedo intentar aprovechar la oportunidad, aunque tengo ganas de llorar.

Saludos procastinadores, que seriesly esté con vosotros.

25 M

Pues aquí estoy intentando hacer un sesudo análisis del 24M y me cuesta, quizás porque no soy sesuda. Sinceramente me toca la pepitilla que el PP no haya perdido más votos, no tanto a nivel municipal, donde creo que se vota más a la persona que a las siglas, sino a nivel autonómico.

Yo no sé si las cosas irán a mejor o peor. Tengo poca fe en tripartitos (experiencias como la catalana hacen que me plantee que con tres partidos hay más bocas agradecidas que alimentar) pero creo que es hora de que se intenten hacer las cosas de otra manera. Auguro grandes decepciones porque tengo la sensación de que el votante español lo que hace es castigar. Como me enfado con el PSOE, voto al PP; cuando me enfado con el PP y el PSOE le doy una oportunidad a partidos emergentes.

Estoy expectante y quiero ver a dónde nos lleva todo esto.

Supersubmarina

Suena Supersubmarina, no sólo en mis cascos sino en mi corazón. He de admitir que estoy escuchando la canción con la que los conocí y algo se remueve en mi interior.

Que puta nostálgica soy, que puto síndrome de diogenes emocional tengo… me aferro a todo y quizás debería empezar a soltar lastre, o quizás el lastre sea yo.

Si yo con 30 años estoy sufriendo esta crisis existencial ante los cambios laborales que se avecinan ¿cómo no se sentirán mis compañeros más mayores? Siento que he estado perdiendo el tiempo, pero es que he trabajado mucho. ¿me acomodé? ¿en qué me equivoqué? ¿sirve de algo angstiarse?

Como siempre, lo que abunda en este blog son las preguntas sin respuesta.

No quiero darme de alta

Hola queridos lectores (quedan pocos pero sé que estáis ahí) como sabéis (o no, que yo no exijo fidelidad) tuve un accidente de tráfico hace unas semanas y a consecuencia de ello estoy con un latigazo cervical y de baja. Se da la circunstancia que hace unas semanas descubrí que voy a ser subrogada como muy tarde en Diciembre. La nueva empresa tiene que respetar mis condiciones de los últimos 12 meses (sueldo bruto y media de horas) y estar de baja me perjudica porque gano menos dinero. Mi sueldo base es una mierda, yo gano por los pluses (de transporte, puntualidad, productividad…) por lo que si no voy a trabajar eso lo pierdo, por lo que con todo el dolor de mi corazón (y mi espalda) el próximo miércoles a las 4:30 am estaré dándolo todo por esta empresa de mierda que me ha vendido sin contemplaciones.

Que mierda más grande, de empresa, de sistema y de contratos.

Un saludo de corazón (corazón roto por la traición)

Cosas que dan miedo

Hoy he cogido por primera vez el coche desde el accidente de tráfico. He ido tensa y prudente y además me tiraba un poco la espalda. Ahora tengo que ir al aeropuerto, meterme en carretera. A ver qué pasa.

La vida es volver a aprender a confiar en uno mismo, testarse y ponerse a prueba.

Feliz lunes, príncipes y princesas del averno.

Si un elefante puede…

En mi visita a Tailandia conocí a elfantas ciegas, a un elefante con una pata destrozada por una mina antipersona y a otro que le habían arrancado los colmillos desde tan arriba que casi le matan por la infección que le produjo. Es una putada ser un elefante ciego, cojo o haber estado al borde de la muerte, pero cuando les conocí vivían en un parque felices.

Mi etapa en mi trabajo actual se acaba, es una realidad. No sé si me echarán o me subrogarán, pero como dice la canción «ya nada volverá a ser como antes» y tengo dos opciones seguir llorando sin parar o intentar prepararme para lo peor.

No voya mentir, me quedan muchas lágrimas que derramar, no me gustan los cambios, me angustian, pero no los puedo evitar, pero algo tengo que hacer y ya que estoy de baja aprovechemos las oportunidades que internet me da.

Un saludo enorme (como el hambre de un elefante=

El lobo ya llegó

Se acabó una etapa en mi vida, una laboral. En unos meses sabré si me subrogan o me echan y el vértigo anteblo que se aproxima me tiene incapacitada. Ayer recibimos la noticia y aún no estoy repuesta.

¿Qué coño voy a hacer?

Los blogs han muerto ¿y qué?

Vivimos en la época de twitter y de instagram, de la brevedad, del momento ¿quién va a tener tiempo para escribir más de 140 caracteres? más todavía ¿quién va a leerlo?

Suspiro mientras leo esto, porque soy la primera que ha sucumbido, pero es que es difícil. Este blog para mi es algo inmenso y muestra tanto de mi que me aterra que lo descubran. Muestro piel, músculo y hueso, soy yo en estado puro. Mis dramas, mis niñas tristes y mis cajas de galletas.

Siempre quise escribir cuentos pero los cuentos siempre se convertían en pesadillas. ¿Leerá algún día mis historias y se sentirá identificado? ¿Será que hay una parte de mi que no ha crecido?

Mientras haya vida, habrá blogs

Scary

Miedo.

Cuando tenía 22 años estuve seis meses con cólicos de vesícula no diagnosticados. No sé si habéis sufrido un cólico, pero duele y mucho. Por suerte para mi no me ha vuelto a dar ninguno (cruzo los dedos) pero cuando a veces me duele la tripa entro en pánico. Ya ha pasado mucho tiempo y no es ese terror que me daba, pero los dos primeros años tras los cólicos, al mínimo síntoma de dolor yo me cagaba de miedo. Lo pasé taaaaaan mal ¿y si eran de nuevo cólicos? No quería volver a pasar por ello y ante el menor signo entraba en pánico.

Si eso pasa con nuestrios cuerpos serranos ¿qué no pasará con nuestras almas y corazones? El ser humano da asco, eso es así. Da asco porque nos dedicamos a herir a los demás sin pensar en las consecuencias. No hablo de no vivir por no herir. Hablo de ser honesto con uno mismo y con los demás. Hablo de que hay que echarle huevos y si ves que algo no va a ningun sitio decirlo, a no dejar en la estacada a quien te necesita, a no callarte cuando alguien te dice que lleva toda la tarde llorando sola en casa, y sí yo lo he vivido, y sí, estoy segura de que he hecho daño, pero en general creo que he me portado bastante bien con la gente.

Intento no mirar atrás pero (putos peros) tengo miedo, muchísimo. Quisiera dejar de sentir que soy mercancia dañada.