Hoy es una maravillosa tarde de domingo. Aunque he trabajado he podido relajarme y me he puesto esta película. En su momento me quedé con ganas de ir a verla al cine, pero la persona con la que pretendía ir nunca tuvo tiemo.

Las expectativas eran altas, la primera me encantó, así que aprovisionada de un helado y coca cola y en compañía de mis peluches huargo la he visto. Está bien, bastante bien, pero es que la primera es maravillosa. La segunda cuenta con los minions, esos secundarios adorables con los que te ríes, están las niñas, que son adorables y la cinta tiene humor y la dosis exacta de sentimentalismo.

Absolutamente recomandable para una tarde de domingo de verano.