Estoy en muerte cerebral.

Hoy estoy vaga, vaga, vaga... no sé si es que estoy premenstrual, si es la depresión postvacacional, que estoy más gorda o que necesito chocolate, pero la verdad es que estoy perrísima.

En esta mañana de nada mental, donde mis actividades han consistido en ver la tele (El programa de Ana Rosa y L.A. Ink) y jugar a una especie de Candy Crush con Sailor Moon, dejo que los minutos pasen perezosamente. Es un placer de las vacaciones, simplemente dejar la vida pasar. Siempre hay que hacer cosas, estar activo porque si no lo haces estás malgastando tu vida. ¿Qué pasa con soñar, pensar, descansar, imaginar, dormitar...?

Hoy sería un gran día para que lloviera, así tendría excusa para quedarme en la cama, echo de menos a mis gatos.