Mi hermana acaba de llegar de un viaje a Dubai lo que ha supuesto que mis gatos y yo hayamos fortalecido nuestra relación y que he estado super cansada compaginando trabajos.

Mi gata anda ahora dándome un poco por saco, anda mimosa y se pega a mi, me masajea de manera desagradable em brazo y ronronea. Está preciosa y muy suave, da gusto acariciar su negro pelaje. Es extraño la compañía que pueden hacerte estos bichejos.

Estoy convencida de que en una vida anterior he sido gato.