Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

martes 29 enero 2008

Once upon a time

Érase que se era un libro.

Era un libro corriente, ni muy sencillo ni muy complicado; ni muy gordo ni muy fino; ni muy estropeado, ni nuevo. Era un librito de esos que siempre pasan desapercibidos en las librerías.

El libro narraba una historia triste. Era una chica que se enamoraba de un chico. El chico también estaba enamorado de ella, pero su amor era imposible.

Era imposible porque había varios mundos que los separaban y aunque a veces se abrían portales, la distancia que los separaba era demasiado grande.

Por desgracia ese no era el único de sus problemas... porque no eran compatibles. Ella era hija de la oscuridad, del miedo, de las dudas y él era hijo de la pasión, de la luz, de los sueños.

Y esta historia de amor acababa muy mal, con mucha sangre de por medio.

El libro sabía que su historia no era la ideal, que a los chicos les parecía muy sensiblona y a las chicas demasiado triste, pero deseaba que alguien lo tuviera entre sus manos, que unos dedos acariciasen dulcemente sus páginas e incluso que unas lágrimas emborronasen sus letras.

Pero por desgracia el libro veía como día a día para todo el mundo pasaba desapercibido...

¿Cuanto tiempo aguantaría el libro hasta que sus letras se perdiesen para siempre?

Celos

Nikki Clan es un grupo que descubrí cuando tenía un canal latino. Si los celos no son buenos ¿por qué lo somos?

Leer el resto del artículo

Hace casi un año

O ya hace un año los empleados de Iberia Barcelona convocaron una huelga (puede que ilegal pero a mi juicio justa y razonable)

Un año después mi vida sigue más o menos como siempre, lo cual no es bueno porque significa un estancamiento, pero intento desperezarme un poco y sacudirme las telarañas.

Tengo 3 ideas en mente y si salen como si no ya os lo contaré en el futuro =)

De todas formas esta mañana me he despertado tristoncilla, planteándome qué tipo de persona soy.

Soy una persona que no acepta las críticas bien, hay que tener siempre cuidado conmigo porque soy jodidamente susceptible aunque no lo parezca. El tener que andar con cuidadín conmigo hace que la gente se estrese, que les agote mentalmente y que se cansen.

Me encantaría tomarme las cosas bien, hago lo que puedo, lo juro, pero no hay avances en mi ser, o al menos hay quien no los nota y eso hace que esta mañana, ahora mismo me sienta triste.

Recapitulo mis últimos tiempos con algunos de mis amigos y me doy cuenta de que quizás no he estado a la altura, ni con ellos ni con mi familia (que aunque tienen tela marinera les quiero y son mi familia)

Sólo puedo pedir perdón. Perdón a todos los que hiero, a los que se han sentido abandonados, cansados o estresados por mi causa.