Hay Que Quererse Más

El 2020 está siendo un año raro para toda la humanidad y para mi también.

Mi trabajo va regular por culpa de la pandemia, yo estoy engordando lo que no está en los escritos, me he apuntado a una oferta de empleo y me toca estudiar y he conocido a alguien.

La cuestión es que tengo la sensación de que el universo está conspirando para que mi vida cambie, a mejor. Creo que quizás sea el momento, creo que a lo mejor no va a quedar más remedio y creo que debo empezar a prepararme para dar un salto de fe.

En ocasiones me siento, respiro y me doy cuenta de dónde vienen mis demonios, les veo venir y soy capaz de tenderles trampas. La madurez en mi caso ha sido aprender a contener toda la mierda que acarreo y empezar a soltarla. La madurez para otras personas es aprender a comprometerse con alguien o con algo, quizás yo me estoy comprometiendo conmigo y con mi felicidad.

Sonrío, mientras me doy cuenta de demasiadas cosas, mientras asumo que esta epifanía pasará, como siempre.

Ojalá pudiera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

code