El amor y tu puta madre

Hoy un par de compañeras de trabajo intentaban convencerme de que el amor de Crepúsculo es el amor verdadero. Resulta que el amor verdadero es amor obsesivo y consiste en que si te deja tu amado tienes que estar meses teniendo pesadillas, sin casi comer y siendo una desgraciada. El amor verdadero es que se te olvide respirar cuando tu amorcito esté cerca y que sólo puedas pensar en él. Y cuando he dicho que estaba en contra de ese concepto de amor he recibido por respuesta un «es que tú nunca has estado enamorada»

Tócate, los cojones, o cágate lorito. La cosa es que como creo que el amor ha de servir para crecer y no para volverse más estrecho de mente y como considero que antes que tu amorcito estás tú resulta que no he amado. Creo en el amor (empezando por el amor a uno mismo) y creo en el amor apasionado, pero no creo en los suicidios emocionales. Por dios, si cuando tenía 15 años me encoñé de un tio tuve la suficiente madurez para dejarle porque me hacía polvo ¿dos tías hechas y derechas me van a contar la milonga de que cuando amas de verdad no quieres vivir sin el ser amado?

No sé, no entiendo a la gente, no entiendo a los hombres, pero tampoco a las mujeres, creo que acabaré metida a monja o algo similar.

0 comentarios sobre “El amor y tu puta madre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

code