Verde que te quiero verde

Pues estoy en un sitio maravilloso con el rumor de las olas de fondo, un sol maravilloso, un fresquito y ancianos que se acercan a ofrcerte su ayuda sin que tú les digas nada. Eso sí en dos sitios dónde he comido me han tratado regular nada más. Y eso me repatea, el ser yo suepr encantadora y sonreír y que el camarero o la camarera tengan cara de tener un palo metido en el ano me jode de mala manera. Sé lo que es currar de cara al público, y obviamente no siempre he tenido ganas de sonreír pero al menos trato de mostrarme cordial y afable.

En el lugar dónde estoy hay dos gatos (dos super gatos enormes, gatazos, gatatos…) Ayer cuando lo avisté llevaba un pajarraco entre sus fauces. El otro gato es blanco y negro y creo que está un poco cojo, pero me dio esa sensación cuando corría, asi que a lo mejor son cosas mías.

Me duelen las piernas, he estado en un par de iglesias, en un cementario, en un museo… La verdad es que me siento muy feliz

Un saludo on todo el buen rollito del mundo ^_^

0 comentarios sobre “Verde que te quiero verde

  • Pues a mí no me gustaría presumir que he probado las drogas :-/… De hecho, a modo de ejemplo ni siquiera sé lo que es fumar un cigarrillo… Ni de crío ni solo para probar qué es eso. Ni tabaco ni cerveza; no sé cómo son o si me gustarían, pero tampoco tengo interés en saberlo… 🙂

    Y por cierto, me alegro que te hayas ido de vacas 🙂 ¿Para cuando las postales? 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

code