Invisible

Poco a poco tejo la telaraña y creo una trampa para mi misma.

Desaparezco en mis laberintos, en mis recovocos, en mi principio y en mi fin.

Poco a poco mis ojos dejan de servir para ver, ya que he dejado de contemplar la luz hace mucho y me convierto en oscuridad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

code