La noche…

Mi padre me ha prestado un libro que aún no he leído pero que he hojeado y no me convence. Nos llama a los pedagogos progres, y lo hace en plan despectivo, cosa que me jode.

Me lo leeré aunque me cabree, aunque no esté de acuerdo, porque necesito saber qué es lo que se dice para poder argumentar, responder con claridad. ¿Qué soy, en qué creo, en qué no y por qué?

La autora dice que el error es querer educar cuando los profesores sólo deben enseñar. Pero ¿es posible enseñar sin educar? ¿Cuando un docente está dando clase no transmite valores? ¿Acaso en su forma de expplicar, de dirigirse a los alumnos no está siendo un ejemplo?

Me niego a pensar que las cosas son como son, porque sí. No me creo que la naturaleza, Dios, o lo que sea hagan que las sociedades se conviertan en lo que son y no haya posibilidad de cambio.

Creo, aunque cada día un poco menos en las personas

0 comentarios sobre “La noche…

  • Ciertamente Raquel.
    Maestro es una palabra hermosísima. Yo he tenido la suerte de tener algunos maestros a lo largo de mi vida. Me enseñaron de sus disciplinas, pero también de otras disciplinas que en nada se parecian a la suya. Sin embargo, tenian esa capacidad de embelesarnos con sus palabras, de captar nuestra atención, de ser críticos con nosotros mismos alejandonos de ser meras tinajas de conocimientos inservibles.
    Ciertamente Raquel, Maestros, afortunadamente he tenido unos cuantos (Don Juan, Don Manuel, Don Alfonso, Don José Maria, ….). Los nombres de los profesores no los recuerdo (también afortunadamente).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

code