A la mierda.

Somos tan inseguros que interiorizamos que la razón de que no nos quieran es que no somos lo suficientemente buenos, por eso acabamos con escoria, hasta que un día despertamos y mandamos la mierda a su sitio, al basurero, y la alejamos de nuestro corazón.

0 comentarios sobre “A la mierda.

  • Pues yo a quien no me quiere le considero un autentico gilipollas. ¡Mira que no darse cuenta de lo majísimo que soy!

    Un cariño, bueno vale dos, a si me aseguro que no me consideras un gilipollas.

  • Aiisss cómo me gustaría tenerte más cerca para aprovecharme de ti!!
    Mi niña necesita que le den consejos de esos, pero claro, no su mamá que es un rollo de señora mayor cabreada…

    Un súper abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

code