Deprimente tarde de sábado.

Me he despertado de mal humor y no sabía por qué era y miro el calendario y descubro que hoy sería tu santo y el aniversario de boda de los abuelos. Si es que el corazón tiene razones que la razón no entiende.

Hay heridas que dejan una huella tan profunda que aunque se cure deja una especie de «lesión» y cuando cambia el tiempo nos duele. Y hoy ha cambiado el tiempo, porque un día que fue de celebración se ha convertido en un día de recuerdo.

Me gustaría saber qué pensarías de mi si me vieras ahora, intento encontrar ese algo tuyo que debería haber en mi. ¿Estarías de acuerdo con mis decisiones? ¿Te habrías decepcionado? ¿Qué me aconsejarías?

Mientras dejo que un par de lagrimitas se escapen pienso en que al final no importa cuánto nos obcequemos. Todo sigue igual.

0 comentarios sobre “Deprimente tarde de sábado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

code