Duérmete niña.

Y mientras me observo en el espejo veo brotar manantiales en mi rostro y por un momento intento disfrutar de la liberación de las lágrimas.

Me cepillo los dientes con fuerza hasta que sangro, intento que el dolor me purifique.

Me enjuago y me vuelvo a mirar. ¿Podrá alguien quererme si no me quiero a mi misma? ¿Podré cambiar los sentimientos que albergo hacia mi misma?

Estoy cansada y sólo quiero dormir, pero sé que no podré porque oscuros sueños me turbarán. Pero necesito descansar y a veces me pregunto si para siempre.

0 comentarios sobre “Duérmete niña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

code