At home, at last

Por fin estoy en casa después de huir de las criaturas de la noche que pretenden herirme, por fin en casa, a salvo de la oscuridad malsana, por fin, a salvo.

0 comentarios sobre “At home, at last

  • La oscuridad no siempre es malsana. Las criaturas de la noche, si son urbanas, posiblemente serán malsanas 🙂
    Un paseo nocturno en el campo puede ser maravilloso, se agudiza el oído y el olfato. A mí me hace sentir especialmente vivo.
    La noche en la ciudad … mejor con compañía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

code