Diamantes

Mi corazón poco a poco se congela, se vuelve un diamante, cínico y malvado, pero brillante y atractivo, algo que todos los cazatesoros quieren conseguir…

Mi corazón ya sólo es capaz de sentir miedo y dudas… ¿qué le pasará a mi pobre y malvado corazón?

¿Por qué me he vuelto tan cobarde? ¿Siempre lo he sido?

0 comentarios sobre “Diamantes

  • Los golpes, querida, los golpes. El corazón no es tonto y cuando ha recibido se protege 😉
    Ya llegará quien lo descongele… cuando menos te lo esperes.
    Todo lo que se aprende puede desaprenderse así que tómatelo con calma

  • De una cobardica irremisible a una chica genial : no sé que decirte, sigue sintiendo, no dejes que el miedo te paralice, ten la esperanza que algún día alguien querrá deshacer ese diamante como una gota de agua, y ese cristal que la reina de las nieves está clavandote en el corazón, será una última lágrima que saldrá definitivamente de tu cuerpo.

    uixxx
    no hagas caso
    estoy muy alterada lately

    Besotes y adelante!

  • Pues… que quieres que te diga…… en el proceso de fomación del diamante intervienen altas presiones y temperaturas extremadamente altas, así que si tu corazón se ha transformado en esa piedra preciosa es precisamente por lo contrario a lo que indicas… 😛

    En lugar de diamante tendrías que haber usado un témpano de hielo, que eso lo entenderíamos todos :D. A no ser que tu intención fuera mostrar que tu corazón es la gema que todo hombre desea; en ese caso, muy bien traído 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

code