Prohibido

En sueños nos vemos, o mejor dicho te encuentro, te doy caza… en mis sueños doy rienda suelta a todo esto que deseo y lo deseo porque no puedo tenerlo.

Me muero por besarte, tocarte, acariciarte, morderte, arañarte, extasiarte, enloquecerte… quiero aspirar tu aroma, saborear tu piel y después morir.

En algunos de mis sueños nuestras miradas se cruzan y entonces no puedes evitar besarme, me muerdes el cuello, mientras tus manos nerviosas van arrancando lo que se interpone entre nosotros.

En otras ocasiones soy yo, la que se acerca a ti y empieza a jugar, a olerte hasta que juguetona te beso, te llevo a un rincón con la suficiente luz para que veas bien el deseo que destilan mis ojos mientras te desnudo….

Podría aprender tanto de ti, podríamos pasarlo tan bien, podríamos morir abrasados por la pasión, pero nunca será así, cada uno mantendrá la compostura, algún que otro chiste, alguna que otra mirada juguetona, una broma subida de tono y tú partirás con tu amada y yo con mi amado y por las noches tu soñaras que me convierto en tu esclava mientras yo me derrito por serlo.

Un comentario sobre «Prohibido»

  • Es precioso el relato;tiene mucha fuerza la verdad es q la carne sucunbe a veces ,aunq sea en sueños;sera una mentalidad antiguada el querer poseer a una sola persona como nuestra propiedad;VIVA EL LIBRE ALBEDRIO Y LAS VACANALES ROMANAS SIEMPRE EN FUNCION ETERO!!!pue puedo aceptar el fisico mas wuapa menos siempre mujeres lo otro seria cambiar de sexo cosa q no me va….jajajaja ,p

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

code