Y…

Y ahí estaban, unos pechos redondos, pequeños y firme.

Y ahí estaban, unos brazos hechos para amar.

Y dos cuerpos que se encuentran.

Y dos almas que se tocan, aunque sea durante el breve periodo de éxtasis y placer.

Y un par de ojos que observan con horror la traición plasmada en unas fotos.

Y un corazón que se rompe en mil pedazos de la pena.

Y un alma que desea escapar a un rincón oscuro donde nadie sea capaz de encontrarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

code