Secretos

Lentamente había desnudado su alma y ahora desnudaba su cuerpo.

Las luces no la cegaban lo suficiente como para impedirle ver su cara y esos ojos que habías desgarrado sus secretos.

No había posibilidad de escapar, sus fantasías la habían encadenado, ahora quería hacerlas realidad, una por una. Quería que su lengua la recorriese y quería conseguir que él se estremeciese de puro placer.

Lo que de veras la enloquecía era pensar en sus ojos, esos que callados gritaban «te deseo»

0 comentarios sobre “Secretos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

code