1, 2, 3, impúlsate

Tengo un problema, yo escribo en el blog por impulso y eso significa que no hay planificación, que no sé que voy a escribir hasta que no me pongo a ello, o que me surge una idea y me pongo corriendo a escribir. Si a eso le unimos el que no releo inmediatamente lo que he vomitado en este espacio digital. Luego al cabo del tiempo me animo y me encuentro con faltas de ortografía y frases mal construidas y si al leer me emociono es posible que se me olvide corregirlo. ¿Por qué? Pues porque soy despistada y dejada, aquí y en mi vida real.

Cuando una persona lleva tanto tiempo como yo escribiendo en un blog supongo que debe asumir que probablemente haya enseñado más de lo que tenía previsto y supongo que ese es mi caso.

Un saludo y buenas noches.

Algo pequeñito (uouououououo)

Hay un dicho que dice algo asi: «yo me conformo con las pequeñas cosas de la vida: una pequeña fortuna, una pequeña mansión, un pequeño deportivo…» Pasando por alto el chiste creo firmemente que hay que disfrutar de los buenos momentos, por insignificantes que sean.

Mientras escucho música pienso en lo maravilloso que está siendo mi día. Por cosas de la vida no he tenido que ir hoy a trabajar, me he levantado temprano, he remoloneado en la cama, me he ido a desayunar fuera cual ricachona. Mientras desayunaba disfrutaba de mi dosis de frivolidad con el Cuore. Cuando he dado cuenta de mi tostada con jamón serrano y mi café me he dedicado a tirar las miguitas a unos gorrioncitos super monos. De ahí me he ido a hacer un par de recados y luego me he vuelto a casa mientras decidía si ir o no a mirar ropa. En casa he estado de cháchara con mi hermana riéndome con ella y confesándole que no sé hacer flexiones (increíble pero cierto) Después hemos hablado del tema de los controladores aéreos. Hoy en día ser controlador aéreo es como ser el demonio. Nadie se plantea lo insólito de sacar un decreto para joderles la vida, ni lo extraño que es que un ministro saque su supuesto sueldo ni lo extraño de que ningún medio de comunicación les haya hecho el mínimo caso, y lo más extraño de todo es que nadie lo relacione con que vayan a privatizar aena.

Suena la música (le voy a dar una oportunidad a 30 seconds to mars) y pienso en que me encantan los gatos, en lo guapa que es mi minina, tan negra con esos bigotes tan blancos. Me siento feliz por lo bien que van mis relaciones familiares e intento disfrutar de este momento. Respiro hondo mientras me doy cuenta de lo afortunada que soy: un trabajo fijo, una hermana a la que adoro, unas relaciones familiares que han mejorado, estoy sana, mis gatos por ahora también y lo más importante es que sé que aunque las cosas se pueden torcer, seré capaz de afrontarlo.

Air Doll

Hacía mucho que no escribía ninguna reseña. Es algo que se me da mal, quizás porque me sale decir simplemente «está bien», «mola», «es una patata», «deseé que me estrellasen contra la pantalla por haber pagado X euros por verla» y frases similares.

Leí en una revista que la estrenaban, miré la reseña y me atrajo y comenzó la búsqueda de un cine dónde la echasen. Lo encontré y en versión original (chachi). Convencí a un amigo para que viniese conmigo, llegó tarde y aunque estaba malhumorada la peli me gustó (a veces soy un poco influenciable por agentes externos)

Me pareció una película preciosa, llena de personas que se sienten tristes, seres que te pueden caer antipáticos, pero a los que por algún motivo puedes llegar a disculpar. Una película que te deja con un regustillo amargo. Dicho lo cual, creo que es una buena cinta.

For the lonely hearts

Pues esta imagen que me han puesto via facebook me ha parecido adorable a la par que encantadora y graciosa. Hoy he tenido un día de mierda en el curro y en casa compruebo que el sr google no me quiere. No es sólo que ponga Eriwen y salgan mis comentarios en otros blogs. Pongo Eriwen y léeme los labios y nada, y suma y sigue si pongo eriwen spiral static tampoco.

Definitivamente google me odia, pero venceré a ese gigante, me levantaré, renaceré de mis cenizas y las fuerzas para ello las sacaré del beso de un rumiante.

C

Educación

Creo que si la gente fuese educada (hablo del sentido más de urbanidad que de ilustración) el mundo iría tan absolutamente mejor que creo que no podemos imaginarlo.

Creo que los españoles somos muy maleducados, por lo que he visto en mis viajes y en mi experiencia trabajando de cara al público. Sinceramente no creo que sea tan complicado: la basura a la papelera, respetar los turnos, no chillar ni faltar al respeto a quién te atiende… cosas sencillas que no creo que cuesten tanto pero que por desgracia no hacemos.

Hoy estoy cansada, decepcionada con la humanidad y pensativa. Mañana será otro día

My name is Eriwen

Compruebo, no sin cierto disgusto, que cuando pones Eriwen en google ya no sale mi blog. Empiezo a fruncir el ceño porque me cabrea mucho. Cuando al poner mi nombre (Eriwen) en el famoso explorador sale algo que no soy yo me entran ganas de chillarle al mundo «eso no es justo (nono)»

Llevo muchos años con este nick que vino de mi época como jugadora de rol y ahora me siento suplantada (snif snif) Si dejo de ser Eriwen ¿quién seré?

De todas formas este post no es sólo una manera de quejarme ni siquiera pretendo que el mundo vea cuál es mi verdadera personalidad (infantil y poco racional) En realidad es un intento de escribir muchas veces Eriwen para que google no me dé de lado (poned aqui una cara con pucheros)

Asi que sr Google, puede que domine el mundo pero Eriwen soy yo: Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen, Eriwen.