10 Años

En diciembre hará una década (prodigiosa) que comencé esta bitácora. Si lo analizo es la relación más seria que he tenido. Los novios nunca se me dieron bien, los coches regulín (llevo 6 años con el actual, pero estrellé el anterior) pero mi blog lleva 10 años conmigo. Presupongo que tiene que ver con mi pequeña exhibicionista interior, o puede que sea que tengo una vena artística por desarrollar, no lo sé, el caso es que nunca felicito a mi obra por su cumpleaños y he decidido adelantarme al momento.

Han sido 10 años intensos, donde «Léeme los Labios» nació, creció y estuvo a punto de desaparecer, pero ahí sigue, dando guerra, expresando sentimientos, pensamientos y contando mi vida, con sus miserias (principalmente) y sus alegrías. Los blogs son como las amistades, hay que cuidarlos para que no se mueran.

Cuando comencé nunca pensé que iba a durar tanto, la verdad es que si lo analizo yo misma he durado más de lo esperado, no porque tuviera alguna enfermedad o deseo de morir, sino porque nunca fui capaz de imaginarme con más de 30 años. La vida da muchas vueltas e internet más todavía. ¿Superará el mundo 2.0 a la realidad? ¿Es hora de admitir que vivimos más para aparentar que para hacer? ¿Aguantará este blog otros 10 años más?

Os dejo con un temita que no os va gustar pero que a mi me hace gracia, que para eso esto es una celebración por adelantado. Por cierto juraría que el título de la canción tiene una falta de ortografía…

Yo procastino

Soy una vaga de cojones y me cuesta ponerme en marcha, no sé si es falta de motivación o de obsesión pero arrancar no es lo mío.

Hace frío, he dormido mal y estoy hasta el perro de Dorothy (toto) de tener cosas que hacer. Mientras el agua cae por mi aún humedo cuerpo (estoy recién salida de la ducha) os digo «Ave César los vagos que van a hacer cosas desganados te saludan»

Feliz martes.

Extremoduro

Hoy toca concierto, voy a ver a Extremoduro (a mis años) Yo me quedé en el «Iros a tomar por culo» y este concierto me pilla a contrapie, (vamos que me han liado para que venga) y me estoy arrepintiendo de haber comprado la dichosa entrada. Parte de mi inapetencia viene de la soberana mierda de turnos que tengo.

Ahora mismo me siento como una niña pequeña que no ha dormido siesta. estoy enfadada con el mundo y conmigo misma. Tengo la ira en la boca del estómago y necesito que se diluya.

Espero que la cerveza alegre mi sombrío ánimo esta noche.

Alguien como tú

Hace muy poquito dije eso «no quiero a alguien como tú en mi vida» y lo dije con todas las consecuencias, aunque sin dar muchas explicaciones. Quizás las que no le doy a él (porque por supuesto es un él) las pongo aqui porque necesito desahogarme. No quiero a una persona que me deja en la estacada cuando más lo necesito, no quiero a una persona poco clara, no quiero a alguien que deja pasar meses y meses para reconocer que ha sido gilipollas y no quiero a un ser humano que al final sólo me va a traer conflicto.

No va a leer este blog, no porque lo desconozca sino porque nunca le ha interesado leerlo. Si lo hubiera hecho quizás se habría dado cuenta de cómo me iba rompiendo el corazón.