Halagos

Los cumplidos ¿tienen que ver con nosotros o con quien los realiza?

Si alguien me llama guapa no significa que lo sea, significa que entro en los estándares de belleza del que me lo dice, es más, yo me puedo sentir del mordor más profundo. En ocasiones es importante ser capaz de tomar distancia, para lo bueno y para lo malo. Cuando alguien nos dice algo malo también dice mucho sobre la persona que nos lo dice, cuando nos llamen malos, gordos o feos.

Esto que tengo interiorizado mentalmente no lo tengo en absoluto grabado en mi corazón, que al final es lo que cuenta porque considero bastante emocional. No importa que mi cabeza diga cosas sensatas cuando mi corazón se enfada. Sé que pueden sonar a divagaciones pero es importante, marca la diferencia, quizás es el impulso que necesitamos para dejar de depender de los ojos ajenos y mirarnos con los nuestros.

Oui Oui

He dado mi primera clase de francés (el idioma, no me seais cochinillos), hoy iba a dar la segunda pero mi profesor está malito y lo hemos dejado para mañana. Mi profesor es un ser humano peculiar, me dijo que me daba clases porque cree que se me va a dar bien, él es tan buen profesor que elige a sus alumnos. Lo de que es buen profesor me lo dijo él, también fardó de haber publicado un libro. Estoy ilusionada, pero le tengo tanta manía a los gabachos…

Ayer no fue un mal día en el curro, hubiera sido bueno si no hubiera tenido que quedarme más tiempo por marrones varios. Hoy está previsto que sea un día de mierda, de auténtica y tremenda mierda y no me apetece nada. Hoy es el típico día en el que me encomiendo a la fortuna para que me toque la lotería.

Buscar el equilibrio es necesario pero difícil. Aprender a ser críticos pero también indulgentes con nosotros mismos. Ser exigentes pero aprender a parar. Comprometernos con las cosas pero saber desconectar, y en eso estoy yo. Relacionado con el trabajo, llevo unos días teniendo que hacer de mala y eso no me gusta, me hace sentir incómoda, hago lo que tengo hacer pero es una mierda. Me llevo el trabajo a casa, aunque al no ser importante debería ser capaz de olvidarme de todo tal como salga por la puerta.

Os dejo que tengo que seguir divagando.

Domingo de Dios

El título me hace reír, chistes privados que tiene una, personalidades múltiples que caben en este cuerpecito que mi madre parió.

Para mí es el último día de la rotación de esta semana y estoy deseando ir a trabajar para irme ya. He comido demasiado y la verdad es que la idea de lidiar con seres humanos, cuando lo que deseo es echarme la siesta, es todo menos apetecible, pero la niña (yo) tengo gustos caros y vicios que no se pagan solos.

Como trabajadora pringada me da mucha pena la gente que tiene que trabajar los festivos, en serio, no está pagado, me parece mal que las grandes superficies abran ya los domingos en todas partes, sé que mucha gente no estará de acuerdo conmigo, pero tenemos derecho a tener vida, los domingos deberían ser para hacer lo mínimo posible, sólo emergencias.

Queridos lectores y no lectores, tumbaos y tocaos los genitales a dos manos, hacedlo por vosotros y por vuestros compañeros, hacedlo por mi.

V de Vendetta en viernes

Ahhhh los viernes, ese día maravilloso, para los que trabajan no sé en donde, yo soy una pobre pringada que trabaja a turnos.

Llevaba una temporadita bastante baja de moral, así que me he decidido a cambiar algunas cosas para intentar sentirme mejor. Una de esas cosas es aprender un idioma, creo que es un reto, a mi me encanta chapurrear palabros en otros idiomas y a lo mejor me ayuda a desconectar, porque prácticamente lo único que hago es trabajar e ir al gimnasio.

También he vuelto a comprometerme en serio con el gimnasio, ahora que ya no me duele el culo de caerme por las escaleras y que parece que mi espalda va mejor (aunque no pienso abandonar a mi fisio).

La vida es complicada y además la hacemos complicada y supongo que yo en eso tengo un máster, por eso, mi objetivo vital es agotarme tanto que no tenga fuerzas para pensar y tratar de trabajar conmigo misma.

Seguiremos informando.

Eso

Ahhh la la magia de internet, la escoria que no quieres que te lea lo hace y el ser humano que deseas que lo haga para que sepa y entienda ni recuerda el nombre de tu blog.

Puto internet y putos blogs.

Me estoy haciendo mayor, o quizás ya lo sea.

>:(

Te haces mayor cuando el cerebro es capaz de enmudecer al corazón.

Que complicado es ser adulto, que duro asumir que a veces hablar no sirve para nada, al menos nada bueno.

Que horror más horroroso aprender a rendirse.

Que pena cuando lo silencios nos ahogan.

Que innecesario se vuelve sentir y que indespensable aprender a fingir.

Que asco.

Renada

Estoy en muerte cerebral.

Hoy estoy vaga, vaga, vaga… no sé si es que estoy premenstrual, si es la depresión postvacacional, que estoy más gorda o que necesito chocolate, pero la verdad es que estoy perrísima.

En esta mañana de nada mental, donde mis actividades han consistido en ver la tele (El programa de Ana Rosa y L.A. Ink) y jugar a una especie de Candy Crush con Sailor Moon, dejo que los minutos pasen perezosamente. Es un placer de las vacaciones, simplemente dejar la vida pasar. Siempre hay que hacer cosas, estar activo porque si no lo haces estás malgastando tu vida. ¿Qué pasa con soñar, pensar, descansar, imaginar, dormitar…?

Hoy sería un gran día para que lloviera, así tendría excusa para quedarme en la cama, echo de menos a mis gatos.

Y se hizo el Wifi

Después de tres meses ya tengo internet en mi pequeño piso y debo decir que estoy contenta, soy una pequeña adicta a internet. Todo gira alrededor de eso, poder escuchar música, mandar papeles importantes, pedir cita para el médico, entretenerme, informarme…

En estos meses sin wifi han pasado muchas cosas, el PP ha vuelto a ganar unas elecciones, sigo siendo pobre, sigo a dieta, siguen sin haber inventado dulce de leche light y el mundo en general está fatal.

Ayer, uno de los señores que me instalaba «el interné» y yo, tuvimos un interesante debate. Según él yo pensaba como los votantes del PP y veía cosas que no eran porque yo decía que si queríamos políticos honrados debíamos ser una ciudadanía ejemplar. Para mi, los políticos que tenemos son el reflejo de la sociedad que tenemos, obviamente, habría que poner medidas para que ser corrupto fuera menos fácil, pero en general el ser humano da bastante asquito. Cuando realizamos pequeñas estafas, defraudamos a hacienda, vemos que nos han cobrado de menos y no lo decimos ejercemos nuestra pequeña parcela de corrupción. Si pudieras hacer el mal sin que nadie te pillase ¿dirías que no? Hacer las cosas bien es difícil porque parecen boberías, cosas chiquititas, pero significativas.

Cuanta maldad

Hoy cuando estaba trabajando cual perrita recibí un sms preocupante por parte de mi banco, había movimientos «sospechosos» con mi tarjeta de crédito. Era un cargo de un euro y pico en un hotel de España. Llamé por teléfono y resulta que es habitual por parte de los cacos hacer un mini cargo para ver si consiguen que cuele, si es así ya van con el cargo gordo, así que me he quedado compuesta y sin tarjeta de débito (débito porque soy una pobre)

Sé que los cacos existen, es más, a un señor que puede estar a miles de km de distancia mi carita de pena no le produce ningún remordimiento y eso siempre lo hace más fácil. Hacer el mal cuando no ves las consecuencias de tus actos es infinitamente más llevadero y exige menos maldad. Pasa lo mismo que cpn ser un hijo de puta. Es más fácil ser machista, sexista y xenófobo oculto en el anonimato de internet, donde no ves el dolor que causan tus insultos y/o palabras. Hace unas semanas pude ver un vídeo, ponían a señores anónimos a leer en voz alta tuits que le habían escrito a dos presentadoras deportivas. Los primeros tuits eran normales, inofensivos, graciosos, pero los últimos eran chungos, del tipo «deberían violarte por las cosas que dices», «has debido de chupar muchas pollas porque una inútil como tú no debería estar en la tele». Cuando esos hombres, tenían que enfrentarse a lo que otros habían dicho se les caía la cara de vergüenza.

El ser humano, por desgracia, funciona muy bien con la presión social. Debemos concienciarnos de que las palabras son más que palabras y que tiene repercusión cuando chillamos «hijo de puta» en un partido de fútbol, le deseamos la muerte a alguien en twitter o hacemos bromas con respecto a que si «mi mujer se divorcia y se queda con la mitad de todo, la mato, que de la cárcel se sale pero de la tumba no» y que conste que todos son ejemplos reales.

Hasta el próximo wifi.