Becquer

El 17 febrero de hace 170 años nació uno de mis poetas favoritos.

Me gusta porque aunque haya quien lo tache de cursi me llega al alma y eso es lo importante en el arte ¿no? Lo importante es que haya algo que te conmueva esa fibra, que consiga emocionarte y que te estremezcas.

Hace 170 años que nació y este genio inmortal sin embargo parece olvidado.

Buceando por la red me he encontrado con una crítica demoledora hacia él y lo cierto es que me da igual porque para mí siempre estarán sus rimas. También me encantan sus leyendas pero, sus rimas fueron los primeros versos que aprendí, y siempre tendrán un lugar especial en mi memoria.

Guerras populares y guerras impopulares

Ahora que parece que he superado mi bloqueo creativo vamos a hablar de algo antiguo pero que me llama profundamente la atención.

Cuando EE. UU invadió Afghanistan nadie se manifestó contra la guerra, bueno casi nadie y lo digo con conocimiento de causa, porque yo sí fue a las manifestaciones. Pero con la guerra de Irak la gente se volcó, la gente se enorgullecía de ir. ¿Por qué? Porque molaba decir que estabas en contra.

Yo me manifesté contra la guerra de Afghanistán porque me parecía que no se iba a solucionar nadaa, se iba a lograr popularidad y ya de paso resevas de gas.

Se dijo que se iba a liberar al país de los Talibanes, me río. Durante años, y años y más años ONG´s denunciaron lo que pasaba en este país, de nuevo olvidado y nadie, ningún país hizo nada. Pero tras los atentados del 11-S llegó la oportunidad para explotar este país, las personas estaban conmocionadas, querían justicia o venganza. Se invadió un país para atrapar un terrorista y no se atrapó, pero ya hay un gaseoducto ¿verdad?

Si fuéramos a Afghanistan estoy segura de que veríamos a muchas mujeres todavía con burka, veríamos un pueblo que vive miserablemente, que lo único que ha cambiado es que ahora tienen menos gas.

El doble rasero

Me toca lo que no me tiene que tocar lo que se está formando a cuenta de Irán y la bomba atómica. ¿Por qué está mal que la tenga Irán y no Corea? A mi personalmente me asusta más Corea, básicamente porque ya la tiene y de aquí a que Irán la tenga pueden haber pasado muchas cosas en el mundo.

Me da a mi en la nariz que se trata de la doble moral. Hablamos de que está bien que EE. UU. y Francia tengan armas nucleares y no que países tercermundistas las tengan. Sólo quiero recordar que fueron los EE. UU. quienes tiraron las bombas atómicas hace poco más de medio siglo, no Irán, no Irak.

Si se ofreciera un discurso coherente no habría ningún país en el mundo con armas nucleares. Al no haber un discurso coherente a mi me da por mal pensar y llegar a la conclusión de que dime qué país eres, y te diré si puedes o no tener armas.

¿Qué me pasa doctor, o doctora?

Ultimamente no sé que me pasa pero me cuesta escribir. Será el tiempo, o que mi gata me incordia, o simplemente seré yo.

Sé que soy un poco intensa y que me repito mucho, pero bueno, nadie dijo que yo era perfecta.

El problema es que tengo millones de ideas pero luego no soy capaz de plasmarlas, quizás porque estoy perezosa y no me apetece ponerme a pensar.

La verdad es que llevo unos días muy rara, empiezo a creer que los libros de autoayuda funcionan, o al menos los de Jorge Bucay.

Después de leerme «El Camino de ls Lágrimas» me he leído «Déjame que te cuente» y me he quedado maravillada, sobretodo con un cuento en concreto que no voy a explicar aqui porque sería quitarle encanto. Pero lo importante es que creo que estoy cambiando, que después de un año de sufrimiento empiezo a ver algo de luz en un túnel que parecía no tener fin.

Estoy tomando las riendas de mi vida, cosa paradójica porque nunca me había ido tan mal en la carrera, pero… Lo importante es que me voy sintiendo mejor. Sigo sin saber qué voy a hacer con mi vida cuando termine la carrera, sigo muerta de miedo porque no sé si alguien verá mis cualidades y me contratará pero confío en mi. Sé que puedo sobrevivir, ya me lo he demostrado a mi misma. Es hora de que disfrute un poco de la vida, de quitarme estas telarañas de tristeza. También es hora de que cierre capítulos de mi vida, aunque me asuste, pero tengo fuerzas, o al menos eso creo.

Bailén o porque no estamos orgullosos de nuestra historia

Hace dos siglos, el 19 de Julio de 1808, una tropa de harapientos vencieron a las todopoderosas tropas napoleónicas ¿por qué no lo recordamos?

Creo que es porque ahora orgullo o patriotismo se confunde con facha, que es lo que sucede cuando se politizan lo simbolos nacionales.

Es tan importante esta batalla… no sólo para España, sino para Europa. Se demostró que los soldados franceses que se habían paseado por Europa no eran invencibles.

Quizás los españoles no eran harapientos pero eran una milicia poco formada con un puñado de soldados veteranos.

Los ingleses hacen películas orgulleciéndose de los piratas que asaltaban a las escuadras españolas que venían de América, ¿por qué nosotros no nos sentimos orgullosos de haber realizado proezas? ¿para cuando películas sobre la batalla de Bailén, o sobre Agustina de Aragón?

No quiero renegar de mi historia, ni pienso hacerlo.

Lo que quiero que quede claro, es que los símbolos nacionales no se deben instrumentalizar, debe ser un símbolo al que se puedan acoger todos los ciudadanos y ciudadanas.

Como descubrí a Busted

La verdad es que yo tuve mucha suerte puesto que me adelanté una mijita a mucha gente.

Aqui en Sevilla, había una cadena local que de alguna manera retransmitía un canal italiano que se llama Deejay, es como una MTV, pero versión italiana. Y cuando Busted empezó a sonar pues yo ya sabía quien era mi amado Charlie.

Recuerdo que pillé Air hostess empezado y lo primero que vi fue un primer plano de Charlie. La canción enseguida me gustó, un ritmo muy fresco, muy divertida, guitarras. Desde ese momento busqué como loca cosas de ese grupo que nadie conocía por aquel entonces (al menos nadie de mi entorno) que se llamaba Busted y bueno y ahora en mi blog hablo de ellos.

Lo hago, porque aunque no sean los Beatles me ayudan. Me animan, me río con su música. Es igual que cuando escuchaba Calma y sangre fría de luca dirisio antes de ir a trabajar.

Soy una persona a la que le encanta la música y que se emociona facilmente con ella (Aun lloro con cierta canción de Ismael Serrano)

No sé, quizás por eso me gusta Son of Dork, porque también es un pop facilón (aunque Busted me gusta por ahora bastante más que Son of Dork)

Y Fightstar me gusta porque consigue emocionarme. No es por Charlie, es porque son alternativos, oscuros, son buenos y llegarán muy lejos. De eso estoy segura

Finalmente os dejo el video con el que los descubrí, Air Hostess. Disfrutadlo.

No sé que poner

Estoy bloqueada, y eso me revienta. Cuando por las mañanas voy andando a trabajar o a la facultad, a mi mente acuden millones de artículos e ilusionada deseo llegar a casa para escribirlos.

El problema es que cuando llego a casa no recuerdo de qué iba a escribir, o cómo mucho recuerdo cosas inconexas que no logro poner en pie, y eso, lectores míos me repatea.

Me siento como el pez desmemoriado de «Buscando a Nemo»

La verdad es que me frustra bastante.

Estos días están siendo un poco feos, estoy muy desmotivada. La verdad es que creo que llevo asi unos cuantos meses, para que nos vamos a engañar. Este año tengo menos asignaturas que nunca y me va peor que nunca.

Tengo miedo, además. Miedo de lo que va a ser mi vida cuando termine la carrera. No soy lo que quería ser cuando decidí ser pedagoga. No he podido hacer tantas cosas como quería. ¿Me pasaré toda mi vida trabajando en algo que no me gusta?

Creo que tengo cosas buenas que ofrecer pero ¿es suficiente lo que yo poseo? ¿Soy demasiado soñadora?

¡¡¡HElP!!

Esa vez que casi me atracan

Buceando un poco leí un artículo de una chica que contaba su experiencia con un drogadicto, y yo me he acordado de cuando casi me atracan.

La situación es la siguiente. Un caluroso verano de Sevilla. Había quedado a una hora muy mala, a las seis de la tarde, por lo que debía salir a las 5 para coger el autobús. Con un calor asfixiante, me encaminé por el descampado a la parada.

Mientras espero paciente, se acerca a mi, un hombre, a todas luces envejido por el consumo de drogas y me pregunta si alli para el autobús a lo que yo contesto que sí y pienso para mis adentros que para eso sirven las paradas de autobús, para que los autocares se detengan.

El absurdo se desencadena cuando el amable drogadicto me mira, me sonríe y haciendo caso omiso a mi bolso abierto y a mi móvil que sobresale me dice:

– «A ver niña, no chilles no salgas corriendo y dame todo el dinero que tengas»

A lo que yo pregunto con mi voz más repipi: «Disculpe, ¿qué ha dicho?

– Que ni chilles, ni salgas corriendo y me des todo el dinero

Al momento eché a correr. Asegurada de que no me estaba siguiendo me fui a la siguiente parada y cuando llegó el bus, allí estaba mi viejo drogadicto.

Sé que tuve suerte, y espero que todos los atracos que sufra en el futuro sean iguales.

No sé por qué será, pero cuando pensaba en la anécdota me parecía más gracioso.

Ya era hora

Ya era hora de que hablara de la Universidad de Sevilla, que es la mía.

Esta universidad que se vanagloria en su publicidad de ser la primera de la clase tomó la decisión (el rectorado) el curso pasado, de eliminar un grupo de segundo de Pedagogía.

Esto no tendría importancia si en este curso no hubiera lo que se llama «asignaturas tapón», una asignatura con más de un 50% de suspensos. Asignatura en la que hace tres años había más de 500 alumnos y alumnas matriculados.

Entonces, la política de la universidad de sevilla es masificar ante el fracaso, algo muy lógico.

Como se viene demostrando desde hace años a nuestro rector le importan muy poco las carreras de educación. ¿En qué se demuestra? En el tema del edificio único. Nuestor rector lleva años y más años dándonos largas.

Me parece inconcebible el abandono al que nos tiene sometidos, pero la culpa es nuestra, de los estudiantes de educación. Somos una de las facultades con más estudiantes y no hacemos nada. Permitimos que nos pisoteen.

Publicado el

Bueno

Como habreis podido comprobar estos días pasados no han sido los mejores. La verdad es que no me he sentido especialmente bien.

Es extraño, pero una idea martilleaba mi cabeza: «De pequeña yo soñaba con ser una princesa de mayor ¿cómo he podido llegar a ser lo que soy?»