A corazón abierto

Hace tiempo me hicieron un regalo, un regalo precioso, cálido, tierno… si se pudiera comparar con algo diría que era como un gato: una bolita de pelo, que transmite calor y amor. Me sentía feliz con esa bolita de luz que me calentaba el corazon. Era extraño, porque nunca había sentido algo tan bonito y me parecía magía, quizás, era simplemente amor.

Un día, un día feo, un día gris, un día negro y frío, un día lluvioso, viniste y me lo quitaste. Como una niña mala me fui al rincón de pensar sin comprender nada. Traté de que me lo devolvieras portándome bien, mejor que nunca, hacía mis deberes, no rechistaba cuando me regañabas, pero nada. Luego intenté conseguirlo por las malas, vinieron mis berrinches, mi ira, mis llantos, mis berridos, mis enfados. Cuando eso tampoco surtió efecto empecé a construir un muro, ladrillo a ladrillo. El ladrillo de «no quiero que me hagas daño», el de «me has hecho daño», también está el de «me has decepcionado», no podemos olvidar el de «no te entiendo» y por supuesto el de «estoy cansada, lucha por mi».

En todo este tiempo las preguntas han caido como gotas de lluvia en un aguacero y sin embargo no ha llegado ninguna respuesta. Nado entre incognitas y no soy capaz de llegar a ningún puerto. Navego en el desconcierto y tus negativas son mi timón. No saber qué pasó, qué te pasó y asumir que nunca lo sabré, que pedazo de mierda.

Aquí está mi niña interior esperando que vengan los Reyes Magos con esa bolita de luz que iluminaba mi corazón, espero que tú ejerzas de paje, porque la verdad, es que te echo de menos.

Where is Antonio Orihuela?

Necesito a Antonio Orihuela en mi vida, necesito de su inspiración, de su voz mientras recita sus poemas, de su aspecto bohemio, de su capacidad de hacerme sentir acompañada en mi soledad.

Llevo una temporada revuelta, hasta arriba de trabajo, cansada, comiendo y durmiendo mal, estresada y muy malhablada. En el trabajo me regañan por no ir maquillada y llevo unos días haciéndolo (no para evitar la regañina) sino porque tengo muy mala cara. Debería preocuparles que me pinte porque significa que algo no va bien.

Mi trabajo y yo tenemos una relación amor – odio. Hay momentos muy buenos pero también momentos muy malos. ¿Mi trabajo me está matando? ¿Ser adulto es esto? ¿Ahogar mi creatividad entre dosis de realidad es lo que se supone que debo hacer?

Buenos días desde el infierno.

Hace mucho mucho tiempo

Hacía mucho que no escribía y tengo miles de excusas, principalmente trabajo, pero son todas mentirijilla, al final no escribo porque me da pereza.

He vuelto de mis vacaciones hace poco, y gracias a la maravilla del facebook, he comparado las fotos de este viaje con las fotos del viaje a Tailandia y me veo tan mayor. El tiempo pasa tan rápido y no nos damos cuenta, no me doy cuenta. Parpadeo y tengo arrugas, canas, una panza muy fea y un reloj biológico.

A mi alrededor mis amigas se han casado y están preñadas y yo tengo el mismo trabajo, ya no tengo gatos y he sufrido en mis carnes una subrogación y dos accidentes de tráfico.

Lo único que permanece inalterado en mi vida son mis ganas de viajar, mis deseos de ir más lejos, mi pasión por volar. Me gustan los aviones, me gusta lo que implica que un armatoste que pesa no sé cuántas toneladas surque el cielo.

Desde este pequeño rincón perdido en el ciberespacio quiero pediros que ya que vamos a envejecer que lo hagamos dignamente, disfrutando nuestro camino hacia la muerte.

Halagos

Los cumplidos ¿tienen que ver con nosotros o con quien los realiza?

Si alguien me llama guapa no significa que lo sea, significa que entro en los estándares de belleza del que me lo dice, es más, yo me puedo sentir del mordor más profundo. En ocasiones es importante ser capaz de tomar distancia, para lo bueno y para lo malo. Cuando alguien nos dice algo malo también dice mucho sobre la persona que nos lo dice, cuando nos llamen malos, gordos o feos.

Esto que tengo interiorizado mentalmente no lo tengo en absoluto grabado en mi corazón, que al final es lo que cuenta porque considero bastante emocional. No importa que mi cabeza diga cosas sensatas cuando mi corazón se enfada. Sé que pueden sonar a divagaciones pero es importante, marca la diferencia, quizás es el impulso que necesitamos para dejar de depender de los ojos ajenos y mirarnos con los nuestros.

Oui Oui

He dado mi primera clase de francés (el idioma, no me seais cochinillos), hoy iba a dar la segunda pero mi profesor está malito y lo hemos dejado para mañana. Mi profesor es un ser humano peculiar, me dijo que me daba clases porque cree que se me va a dar bien, él es tan buen profesor que elige a sus alumnos. Lo de que es buen profesor me lo dijo él, también fardó de haber publicado un libro. Estoy ilusionada, pero le tengo tanta manía a los gabachos…

Ayer no fue un mal día en el curro, hubiera sido bueno si no hubiera tenido que quedarme más tiempo por marrones varios. Hoy está previsto que sea un día de mierda, de auténtica y tremenda mierda y no me apetece nada. Hoy es el típico día en el que me encomiendo a la fortuna para que me toque la lotería.

Buscar el equilibrio es necesario pero difícil. Aprender a ser críticos pero también indulgentes con nosotros mismos. Ser exigentes pero aprender a parar. Comprometernos con las cosas pero saber desconectar, y en eso estoy yo. Relacionado con el trabajo, llevo unos días teniendo que hacer de mala y eso no me gusta, me hace sentir incómoda, hago lo que tengo hacer pero es una mierda. Me llevo el trabajo a casa, aunque al no ser importante debería ser capaz de olvidarme de todo tal como salga por la puerta.

Os dejo que tengo que seguir divagando.

Domingo de Dios

El título me hace reír, chistes privados que tiene una, personalidades múltiples que caben en este cuerpecito que mi madre parió.

Para mí es el último día de la rotación de esta semana y estoy deseando ir a trabajar para irme ya. He comido demasiado y la verdad es que la idea de lidiar con seres humanos, cuando lo que deseo es echarme la siesta, es todo menos apetecible, pero la niña (yo) tengo gustos caros y vicios que no se pagan solos.

Como trabajadora pringada me da mucha pena la gente que tiene que trabajar los festivos, en serio, no está pagado, me parece mal que las grandes superficies abran ya los domingos en todas partes, sé que mucha gente no estará de acuerdo conmigo, pero tenemos derecho a tener vida, los domingos deberían ser para hacer lo mínimo posible, sólo emergencias.

Queridos lectores y no lectores, tumbaos y tocaos los genitales a dos manos, hacedlo por vosotros y por vuestros compañeros, hacedlo por mi.