Ayer fui a ver esta película de animación de Dreamworks, sumamente recomendable, para niños y adultos.

Lo que más sorpresa me causa es cómo un pato puede tener como hijo a un Panda, pero si para Dreamworks no es un problema, para mi, tampoco.

Hace unos meses me puse a decirle a un amigo que yo era un Panda y se lo decía asi como en bromita, pero es que lo soy. Soy desastroso, y redonda y parezco tierna pero en el fondo tengo muy mala leche.

Hace calor aqui en sevilla, tengo hambre, pero no sé qué comer, estoy sudando frente al ordenador.

Un saludo