Asi estoy, por lo menos la carucha ¿fui a la playa quizás? No fui a la manifestación en defensa de la educación, porque yo siempre voy a estas cosas. Soy de las que piensan que en casa no se arregla nada. Criticando desde el sofá con el aire acondicionado, o escribiendo tweets incendiarios poco se hace. Al final para que las cosas cambien hay que perder cosas y para empezar, la comodidad.

A mi me gusta manifestarme de buen rollo, me gusta corear las mismas consignas de hace 13 años, me gusta que haya gente con los timbales, que se cante, que se dramatice y que no sea todo muy serio, quizás porque el día que nos pongamos bravos, pasemos a hacer algo menos agradable.

Si hay algo que relaciona a casi todas mis ex parejas es lo poco que se han movilizado (por no decir nada) Ninguno ha ido a una manifestación y más de uno cree que es una pérdida de tiempo, es gracioso que todos ellos hayan acabado con una persona como yo que ha protestado por cantidad de reformas educativas, la guerra de Aghanistan y la de Irak, por el asesinato del matrimonio Jiménez-Becerril y Miguel Ángel Blanco, La LOU, El Prestige y el 15M y más que se me olvidarán. Quizás en el fondo, los opuestos se atraen