Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

jueves 23 febrero 2012

Arde Valencia II

Continuo con la historia de cómo viví yo lo que sucedió el lunes en Valencia. Lo que queda claro es que es mi perspectiva, yo no estaba como Dios omnipresente, quizás unos estudiantes hicieron algo y un policía perdió los nervios, o tal vez un policía cabrón agredió a un chaval y los jóvenes perdieron la calma... no lo sé, simplemente narro lo que yo presencié.

Después de ver a la chica recibir palos, me encaminé a dar una vuelta. No sabía qué estaba pasando ni dónde estaba la acción y vi un par de puentes a los que quería hacer fotos, asi que me despisté un poco. Me encaminé de nuevo a la zona de la estación Nord, ya que un chavalito con el que había hablado me dijo que se iban a reunir de nuevo cerca de alli. Cuando llegué lo que me encontré fue muchísima policía, me metí por una paralela y fui viendo qué se cocía. Llegué a una iglesia y entré, cuando salí vi un grupo de jóvenes cortando el tráfico ante la indiferencia de la policía local. Sabía que se iba a liar así que me quedé en la puerta de la iglesia, cuando empezaron de nuevo las carreras por parte de los jóvenes. Cuando la cosa se calmó, bordeé la calle principal y volví a las inmediaciones de la estación Nord que estaba ya tomada por la policía.

Ese momento fue de película. Un helicóptero sobrevolaba la zona, había un grupo de antidisturbios con los cacharros estos que tiran pelotas de goma (que de hecho ya habían usado) y empezaron a llegar lecheras, una tras otra. Calculo que habría entre 8 y 12 más o menos. En ese momento la acción no estaba alli, es más había curiosos, gente dialogando e incluso discutiendo (una chica increpó de muy malas maneras a una señora que les acusó de vándalos) Se respiraba una tensa calma que se rompió de repente, los antidisturbios empezaron a meterse en las lecheras y estas se pusieron en marcha metiéndose en calles perpendiculares a la principal.

En todos mis años de manifestaciones nunca había vivido nada igual y sé que suena ridículo, pero nunca habían pegado a nadie en mi cara, ni tampoco había visto a antidisturbios subirse a una lecherita en marcha y me impresionó.

Al día siguiente tuve la ocasión de hablar con dueños de locales cercanos y me contaron una versión algo distinta de lo que había pasado. Hubo comerciantes que tuvieron que bajar las persianas porque les tiraron objetos (un ladrillo y piedras) y la dueña de una tienda me contó como había visto a un antidisturbios ayudar a una anciana a la que casi se llevan por delante en una carrera los jóvenes.

Tengo el corazón dividido porque puedo decir que vi malas acciones por ambos lados. Recuerdo un grupo de chavales intentando volcar un contenedor y al no lograrlo empezaron a tirar cosas de dentro, esos chicos fueron reprendidos por otros y al final un par de chiquillas metieron lo que se había sacado del contenedor de nuevo dentro. Y también he visto a policías repartiendo estopa, pero también aguantando provocaciones... Yo me pregunto ¿qué hubiera pasado si no llegan a estar los antidisturbios?

Obviamente el que tiene la fuerza y el poder es el más responsable de lo que pasó, pero creo que las cosas se salieron de madre porque no estaba preparada la manifestación. Creo que se produjo una reacción a una mala acción y que esa era la chispa que prendió una llama que no se supo controlar. Creo que debemos replantearnos que la culpa no es sólo de quien da leña y que ha de haber una responsabilidad política y que hay cosas que deben cambiar. Quiero que los antidisturbios vayan identificados y que se les hagan controles sorpresa de drogas. Quiero que pasen por evaluaciones psicológicas y psiquiátricas y quiero poder confiar en las fuerzas de seguridad del estado y no tener miedo.

miércoles 22 febrero 2012

Arde Valencia

Debido a mi estupidez el lunes tuve que alterar mis planes de visita de la ciudad, en vez de ir al oceanográfico, me dediqué a ver el museo de Bellas Artes (el resto de museos cierra los lunes) y los monumentos de la ciudad. Desde iglesias hasta puentes, lonjas y torres, un completo. Estaba ya cansada y trataba de decidir que iba a hacer con los escasos euros que llevaba encima y mientras andaba y usaba el móvil al mismo tiempo noté a unos jóvenes corriendo a mi lado. Lo que vi cuando levanté la cabeza fue a un pequeño grupo de antidisturbios, unos 5. A mi espalda había un grupo de estudiantes, asi que di unos pocos pasos atrás y me quedé en medio, observando qué sucedía.

Los adolescentes, que serían unos 9 se habían dividido en grupitos, un par de chicas por un lado. Un chico llamándoles hijos de puta por otro, unos 4 hablando con unas señoras, cuando no tengo muy claro por qué se produjo un amago de carga. Los chavales corrieron unos metros y volvieron. Una de las chicas sacó el móvil a una distancia prudencial y mientras llamaba a los antidisturbios hijos de puta, les pedía que sonrieran y les hacía vídeos y fotos. El chavalito que antes les había insultado seguía haciéndolo y tenía una actitud, poco positiva y nada inteligente. Los 4 que habían estado hablando con las señoras se volvieron a acercar y empezaron a decir que los antidisturbios eran malos y que los atacaban, se quejaron un rato y decidieron irse, no sin antes hacer varios comentarios, en mi humilde opinión ligéramente fuera de lugar.

Ahí estaba yo, helada de frío y sin más monumentos que ver (más o menos) así que me encaminé donde estaba el meollo de la cuestión. Me encaminé y no llegué porque los antidisturbios no te dejaban pasar. La gente se quejaba de que la calle era suya y entonces pensé que la gente era poco comprensiva. Los antidisturbios no dejaban pasar porque se estaban produciendo momentos muy muy tensos y querían evitar que alguien (más) resultase herido. Lo que la gente no entiende es que cuando hay enfrentamientos es muy fácil que algunas de las dos partes hieran accidentalmente a alguien que no tiene nada que ver. La calle no se cerraba porque vivamos como en la época de Franco (que me hubiera gustado ver a más de uno llamando a policías hijos de la gran puta y faltándoles el respeto en época de Franco)

Desde esa posición pude vislumbrar como a un chiquillo le daban hasta en el carnet de identidad y era trasladado en ambulancia. La gente que estaba a mi alrededor, hablaba, debatía y se enfadaba. Algunos se quejaban a los antidisturbios y les increpaban (a estos que no hacían nada) uno le chillaba a un antidisturbio que había sido agredido por otro. Había corrillos donde se le faltaba el respeto a la profesión de policia, diciendo que se metían coca, que eran unos enfermos a los que les gustaba pegar a niños y barbaridades similares.

La calle se abrió y me decidí a ver qué pasaba por los alrededores, me gustaría poder explicar por donde fui pero es que no me conozco las calles. Seguí un poco la acción, vi a pequeños grupos de chavales y a una lechera de la poli hasta que llegué a un sitio donde pude ver bastantes jóvenes. No me gustaba mi ubicación, porque me parecía que se podía liar parda asi que me cambié de sitio. En ese momento comenzaron carreras de jóvenes y llegaron los antidisturbios. En la calle de enfrente a una chica le rompieron el jersey y le dieron y luego más carreras.

Después de eso me perdí un poco, es lo que tiene no ser de alli y ser un poco pava. Me encaminé hacia la estación Nord sin saber muy bien que hacer, pero eso lo cuento luego que ahora tengo que irme =)