Hola, siento haber estado tan perdida pero es que estoy hasta arriba de curro.

El viernes estuve en un congreso y me lo pasé bien y comi gratis. Lo malo es que estuve todo el fin de semana vomitando como una perra. Lo que pasa es que como ya he pasado por esto antes estaba preparada y no comi. Porque cuando como lo paso peor, porque lo vomito, sea aquarius o un cachito de manzana. Asi que el sábado no comí y el domingo comí un poco de arroz blanco. Ayer cuando llegué de trabajar si que tenía frío y me tomé una sopa y no me sentó especialmente bien.

Estoy cabreada, con las instituciones, con Dios y con la Virgen. Ayer nos llamaron porqu hay una abuelita de 62 años viviendo en la puta calle y con la que está cayendo pues hubo un alma caritativa que se preocupó y llamó a mi asociación por si podíamos hacer algo. Desde ayer hemos llamado a muchos muchos sitios y en la mayoría no solo no tienen soluciones sino que nos hablan mal. Me encabrono porque la buena señora se morirá en la calle y todo el mundo se sentirá tranquilo porque todos hicieron su trabajo, estrictamente su trabajo, nada más y nada menos. Pero ¿y su deber como personas? ¿No se les mueve por dentro nada al saber que hay una mujer de 62 años en la calle?

No pretendo cambiar el mundo, pero no creo que hable de una generosidad extrema, no digo que haya que ser una Madre Teresa de Calcuta, hablo de ser persona. No pido que nadie la acoja en su casa, pido que alguien piense en ¿Conozco algún recurso? ¿algún teléfono? ¿algo?

Luego nos rasgaremos las vestiduras por la generación NiNi y haremos estudios, y programas de televisión y no nos daremos cuenta de que estamos nosotros muertos y podridos por dentro.

Esto sí que me da arcadas y no el virus que tengo en el estómago