Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

sábado 30 enero 2010

Go!

¿Cuándo deja una persona de soñar? ¿de creer? ¿de tener fe?

¿Cuándo decidimos rendirnos?

¿Cómo saber si el paso atrás es rendirse o coger impulso?

Supongo que no podemos saberlo, simplemente podemos confiar en que estamos haciendo lo mejor en cada momento.

miércoles 27 enero 2010

I understand

Ayer quedé con un chaval para trabajar con él un proyecto sobre violencia de género. No me voy a llevar ni un euro, no aparecerá mi nombre pero me quedará el consuelo de haber hecho algo bonito y de hacer cosas relacionadas con lo mío.

El tema de los malos tratos es complicado hoy en día por varios motivos, primero porque la ley se ha planteado mal. Creo que en un espíritu de salvaguardar la integridad de la víctima se nos ha olvidad la presunción de inocencia y además el presuponer que la víctima siempre va a ser mujer es un error y de los graves. No es justo que si un hombre me zurra sea violencia de género (y por tanto un delito) y si yo zurro a un hombre sea una falta. Además que la actual definición excluye en parte el caso de las parejas homosexuales.

¿Por qué una mujer se queda al lado del hombre que la maltrata? Presupongo que porque espera reencontrar al hombre que quería ¿Por qué les cuesta tanto hablar? Porque es humillante explicar que has permitido que te den, porque si lo cuentas nadie te comprenderá cuando desees perdonar a la otra persona, asi que guardas bajo llave lo que te ha pasado, para que no te miren con pena o porque no entiendes ni tú misma el motivo de por qué consentiste, una o cien veces.

Mi consejo para una persona que ha sido agredida es que denuncie, que no sea tont@ y que no perdone. Cuanto más lejos esté esa persona mejor y que no importa lo que el otro diga porque lo que valen son los actos y ¿si te han zurrado una vez que le impedirá volverlo a hacer? Si ha perdido una vez el control ¿no lo volverá a perder?

jueves 14 enero 2010

El tiempo

El tiempo siempre pone a las personas en su sitio. Esa es para mi una de las grandes verdades, uno de mis mantras.

Hoy hay millones de personas interesadas por la catástrofe de Haití, en un par de semanas nadie recordará la tragedia. Los bomberos volverán a sus países y las ayudas se acabarán ¿qué pasará entonces? Da igual, porque a nadie le importará...