Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

sábado 25 marzo 2006

Déjame que piense

Mientras limpiaba me he puesto a pensar en tercero de carrera, cómo en un artículo que tuvimos que leer y un cachito del programa redes se hablaba de que nuestro cerebro está hecho para ser feliz. Yo creo que no sólo nuestro cerebro, sino todo nuestro cuerpo, ¿soy la única a la que le encanta que le acaricien las espalda o le hagan cosquillitas en la mano?¿soy la única que disfruta al meterse en una cama recién hecha?

Sé que no, pero ¿entonces porque nos empeñamos en ser desgraciados? Yo creo que Jorge Bucay da una pista importante en un cuento suyo

La realidad es que partimos de una concepción errónea. La felicidad NO es un destino sino una forma de viajar.

La felicidad no es algo que llega de forma inesperada, sino una actitud frente a la vida. Y como todo en este vida se debe educar, puesto que si no, no aprendemos a viajar.

La escuela por desgracia tradicionalmente no ha contribuido a formar a las personas integralmente sino que ha servido para expedir títulos y enseñar con mayor o menor éxito una serie de materias (elegidas no al azar)

Entonces si nuestros padres no son felices ¿nos pueden enseñar a nosotros y a nosotras a serlo? más aún ¿cuando la escuela no da pistas sobre ello y peor aun cuando vivimos en una época en la que tener se asocia con ser feliz?

Yo creo que se puede romper el círculo, pero hay que pensar mucho sobre ello, hay que sentir mucho, dejarse llevar, escuchar a nuestro cuerpo (esto es fundamental)... Es complicado pero no imposible.

Os dejo con un cuadro de Dalí que me encanta, siempre lo hizo, es una de mis obras de arte favoritas.

Cuadro de Dalí en el que los relojes se han convertido en algo líquido

jueves 23 marzo 2006

Paz

Nos encontramos con una realidad que es que ETA ha ofrecido una tregua permanente. Pero ¿cuánto es permanente para unos asesinos?

Ahora mismo estoy confusa, porque, tengo por un lado esperanza, pero por otro lado hay una vocecilla que me dice que no me ilusione.

Sé que para acabar con este conflicto armado habrá que ceder en algunas cosas, pero en qué cosas sí se debe ceder y en cuáles no, es la pregunta del millón.

Ayer cuando veía las imágenes de algunos atentados lloraba como una idiota. Este proceso de paz llega tarde para los muertos del atentado de Hipercor, para los tres hijos del matrimonio Jiménez becerril, para todos los que murieron.

Exijo justicia para todos y todas, ¿qué hizo Ortega Lara para pasar dos años en un zulo? ¿qué hizo Miguel ?ngel Blanco? Nadie se merecía sufrir pero todos lo han hecho.

martes 21 marzo 2006

Después de la tormenta

Pues tras la tormenta, en mi caso la fiebre, llega el mal humor.

Después de pasarme toda la tarde durmiendo y sudando me he levantado un poco cabreada con el mundo, que es lo que me pasa cuando mi sueño no sigue su curso normal.

Así que aprovecharé esta ira para convertirlo en algo productivo.

Siempre me ha molestado que se generalice, pero me molesta más cuando se dice que todas las mujeres somos envidiosas, que somos malas, que somos interesadas... Y me repatea aun más cuando es una chica la que lo afirma, apostillando que ella es una excepción a esa regla matemática.

Generalizar está mal ¿soy la única que la piensa? Cómo alguien se atreve a decir que no se cuantos millones de personas son de una determinada manera. Pero aunque fuera cierto que las mujeres somos malas (por decir algo) creo que sería por la educación recibida.

Creo que a las mujeres se nos dice que el resto de mujeres son malas para evitar que nos hermanemos, si nos miramos como enemigas nunca nos echaremos una mano entre nosotras. Hay autores y autoras que dirían que ha sido una ardua labor del patriarcado eliminar el hermanamiento de las mujeres.

Hay restos arqueológicos que demuestran la existencia de gineco grupos (no es una matriarcado, puesto que esta palabra significa jerarquía de las mujeres) eran grupos sin jerarquía, eran grupos de mujeres. Las mujeres no se iban para casarse sino que se quedaban en su grupo con sus compañeras.

Es importante cambiar la mirada y no pensar que las cosas son como son porque sí. Que todo es natural, que siempre será así. Podemos creernos lo que nos dice Casilda, podeis creerme a mi, o podeis decidir no hacerlo pero al menos preguntados como sería si tuviéramos razón.

Prometo hablar más del tema pero os recomiendo que leais a Casilda Rodrigáñez. Yo ahora mismo estoy un poco off, lo siento

mujeres corriendo

viernes 3 marzo 2006

El centésimo mono

Esta es una teoría que personalmente me gustaría creer pero por desgracia no sé si es verdad.

Parece ser que esto empezó hace años en Japón cuando una mona de 18 meses aprendió a lavar unas batatas para comérselas, al cabo de los años no se cuántos monos lo habían aprendido a hacer. Se supone que cuando una masa crítica de monos supieron a hacerlo este fenómeno se extendió a otros lugares del planeta.

He buscado por aqui y por alli y lo que he podido comprobar es que no sé si es cierto o no, pero me gustaría pensar que sí por la implicaciones que tendrían.

Significaría que el todo está en nosotros y nosotros somos partes del todo, que estamos interconectados unos con otros lo que a su vez plantearía una solidaridad interplanetaria. Si esa persona de la que soy parte y ella es parte mía sufre, vive miserablemente, tarde o temprano me afectará puesto que ambos somos parte del todo.

En mi opinión es un pensamiento muy anarquista ¿no? Yo no puedo ser libre si el resto de la humanidad no lo es. Si fuera cierta esta teoría se superaría el individualismo porque trabajando por el bienestar de los demás trabajo por el mío.

Prometo investigar más sobre el tema

Mientras tanto os dejo una foto de un mono.

esunmono