Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

miércoles 28 octubre 2015

Consejos de la abuela

Si alguien es veneno, huye.

Creo que es el mejor consejo que os puedo dar. Se aplica a hombres y a mujeres, pero creo que nosotras somos más aficionadas a las causas perdidas, creo que demasiadas veces nos han convencido de que con amor (un beso) podemos convertir a un cabrón (sapo) en un buen hombre (príncipe) y sabéis qué, la gente no cambia.

Huid de los cuentos de Disney.

Creo que es el segundo mejor consejo que os puedo dar. La vida no es una película donde los malos acaban pagando por sus acciones y donde los buenos, por actuar justamente reciben su recompensa. La vida es injusta y da igual cuanto te merezcas algo, el karma o el destino no tiene que dártelo. Eso no implica que te vuelvas un/a hdp, se trata de que hagas las cosas sin esperar nada a cambio. Hacer las cosas bien por hacerlas, porque si las hicieras de otro modo te sentirías mal.

Próximamente os iluminaré con mi sabiduría de galleta china rancia.

domingo 25 octubre 2015

11 Años

Hoy hace 11 años que me quedé huérfana. Es una fecha que recuerdo siempre, desde días antes, me dedico a pensar en ella. Llevo con la cantinela de que el 25 era domingo desde la semana pasada. Pienso en mi madre a menudo, pero no me perdonaría que se me olvidase, sentiría que es una traición a su memoria y sé que me sentiría así porque hace algún tiempo casi se me pasa.

Es extraño que tenga tan grabada a fuego esta fecha ¿no sería más lógico que celebrase su nacimiento? Que extraño es el ser humano que se regodea en la muerte y no en la vida. Mi mami, que se fue y me dejó tan solita aquí ¿qué me diría si pudiera? Eso no lo sé pero sé lo que yo le expresaría. Le pediría, lo primero, perdón, por no haber estado a la altura durante su enfermedad, por no haberme dado cuenta, por no haber aprovechado el tiempo con ella. Luego vendrían los consejos, le pediría millones, acerca de cómo ve mi vida, de cómo podría irme mejor y por último vendrían las preguntas, si le gusta mi pareja, qué nombres de nietos le gustan o que si en el lugar donde se encuentra está bien.

No sé si le llegarán mis pensamientos, o el amor que aún siento por ella, pero por si las moscas quiero que el ciberespacio lo oiga, te quiero mamá.