Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

miércoles 23 septiembre 2015

Yo, Cosa

Hoy cuando esperaba para entrar en yoga he tenido un pensamiento muy horrible. Es horripilante por lo que dice de mi, una mujer joven y educada criada en una sociedad más igualitaria. Ahí estaba yo sentada, pensando que ojalá estuviera delgada y cómo me gustaría que mi novio se sintiera orgulloso de mi. Es entonces cuando he sentido el impacto. ¿Qué es eso de que mi novio se tenga que sentir orgulloso de mi por mi aspecto físico? ¿tan poco me valoro que para mi es importante que él pueda fardar de novia guapa? ¿no tengo nada más que ofrecer que mi cuerpo? ¿no debería sentirme yo bien con mi aspecto más allá de lo que los demás puedan pensar sobre él?

No necesito que venga ningún hombre a cosificarme, ya lo hago yo solita sin ayuda de nadie. Me convierto en un trofeo, anhelo ser un bonito cuerpo que él pueda exhibir... y entonces vienen las preguntas, si yo, que soy alguien sensibilizada con el tema pienso estas cosas ¿qué piensa la gente que no se pregunta cosas? ¿será capaz la generación de las redes sociales de avanzar o por el contrario daremos pasos atrás para conseguir más "me gusta"?

Quizás debería preocuparme menos por las generaciones venideras y más por mi. Tal vez, debería quitar toda la mierda que tengo en la cabeza y disfrutar más de mi, de mis imperfecciones y de mi vida.

viernes 18 septiembre 2015

Mío, sólo mío.

Es curioso como este blog ha sobrevivido, a trabajos, parejas, juegos online, malos momentos, buenos momentos, secuestros de musas, cansancio y agotamiento. Aquí sigue esta bitácora, este diario de mis peripecias, esta ventana a mi.

Mostrarme no me ha salido gratis, hay una gran diferencia entre mi actitud antes de 2009 y después. En ese año un ex novio se dedicó a insultarme por diversas redes sociales y en este blog me comentó deseándome la muerte. A partir de ese momento decidí no compartir este espacio con la gente nueva que entraba en mi vida, ni novios, ni amigos ni compañeros de trabajo ni de viaje. Este sitio en mitad de la nada, es mío, es mi vida, mi historia, mis sueños, mis esperanzas, mis decepciones...

No tengo claro por qué cuento esto, no sé si le interesa a nadie, pero hoy viernes en medio de una rotación de 8 días, tenía ganas de contaros esto.

jueves 17 septiembre 2015

La Escena del Crimen.

Me siento idiota.

Ayer iba a escribiros sobre amor, sobre el hecho de que estoy enamorada. Eso para mi es un gran paso, no suelo hablar de esos temas aquí. Los motivos por los que los hago son igual de absurdos y diversos que yo. Desde que hay hijos de puta que me leen y no quiero que sepa más de la cuenta de mi vida hasta que hubo gente que sintió por mi y no quiero herirles (aunque ya no me dirijan la palabra)

Ayer me sentía llena de amor, llena de deseos de manifestar lo que había dentro pero hoy eso se ha convertido en frustración. No he discutido con el dueño de mis suspiros, no nos hemos dejado de amar, simplemente es que me encantaría disfrutar de él, pero las circunstancias, familiares, laborales y sociales hacen que estos días no nos hayamos podido ver. Y yo estoy sensible, demasiado.

La futura subrogación me tortura y todavía falta un mes, creo que voy a acabar loca. Mi vida nunca es fácil, supongo que la de nadie, pero a veces siento que he sido una niña muy mala y que estoy castigada de cara a la pared, que llevo demasiado tiempo en ese rincón.

viernes 11 septiembre 2015

Down

Estoy muy cruzada, se me amontonan las dramas y yo no sé digerirlos.

Volví el lunes de Miami y ya he tenido jaleo suficiente para agotarme. Miércoles, abogado del golpe del coche, una pérdida de tiempo porque sigue dilatándose en el tiempo. Jueves, abogado de mi antigüedad por mi próxima subrogación, otra pérdida de tiempo porque hasta dentro de un año no creo que se sepa nada. Ayer, que en un principio sólo iba a trabajar de 18:00 a 23:00, terminé trabajando de 14:00 a 16:00 y de 18:00 a 00:00 y esta mañana a las 8 estaba en planta para ir a un servicio de orientación porque ante la proximidad de la subrogación busco alternativas.

A todo esto tengo muchas ganas de llorar y me duele mucho el cuello, lo sé, soy una quejica. Debería asumir que desde el accidente, mis cervicales no van a quedar igual y que tengo que convivir con el dolor pero me pongo triste y si ya lo estoy entro en barrena.

¿Sabéis qué hago? Escucho canciones que me hacen sentir miserable, porque tengo muchas ganas de llorar y no lo consigo. Tengo toda esta mierda creciendo en mi interior y no consigo echarla, es como tener estreñimiento emocional.

Sonreid por mi.