Playa Fui al paraíso y volví, para mi desgracia.

Ha sido una experiencia maravillosa, donde he de reconocer que he tenido una enorme flor en el culo, aunque me gusta pensar que yo también soy super maja.

Para empezar, el trato de la gente de Groundfource en Barcelona a la hora de atenderme en el vuelo de la Qatar fue excepcional, muchísimas gracias desde aqui, aunque ya les llamé para agradecerles lo bien que se portaron. ¿Qué decir de la atención de Qatar? Increíbles. Esta aerolínea junto con Emirates ofrecen un trato al pasajero que está a años luz de lo que las compañías que operan en españa pueden ofrecer.

El viaje de ida y de vuelta fueron largos y cansados pero todo fue estupendamente asi que os ahorro mis angustias, mis miedos a que la maleta no me llegara o lo mal que me miró una anciana en Dubai cuando yo iba vestida como una golfa.

Desayuno

Esta era la vista que tenía desde mi habitación, alquilé un pequeño estudio. La casera, a la gente que se queda más de 6 días, le organiza la recogida al aeropuerto asi que cuando llegué a Mahe, cansada y medio muerta no tuve que preocuparme de cómo llegar al sitio. Cuando llegué a mi apartamento me encontré con leche, zumo, pan de molde, huevos, agua, mantequilla, plátanos y cocos. Mi casera se portó bien y su amiga/sobrina mejor aún. Un cielo de mujer que a los 5 minutos de conocerme ya me hablaba pestes de los seychellianos y de lo golfos que eran.

Una vez que me hube instalado necesitaba rupias asi que me fui a Victoria, eso sí, mi casera me había prestado unas cuantas rupias para que hiciera una pequeña compra y para que llegara a la capital. Por algún motivo que desconozco mi casera me caía como una patada en el higo.

Yo he estado la mayoría de los días en la isla principal que es Mahe y dentro de esa isla en el norte. Me hice amiga de un seychelliano que me llevaba y me traía en su scooter (me sentí como Audrey Hepburn en vacaciones en Roma) y que además me alimentó varios días porque poseía un takeaway. Michael se llama y cocina muy bien. ¿Cómo lo sé? Porque el último día me fui de excursión a un par de islas (Praislin y La Digue) Al ser una excursión organizada nos daban de comer en una especie de resort. Se suponía que era comida criolla, pero era comida criolla sosa hecha para turistas remilgados.

La verdad es que me he sentido muy bien. Obviamente era una turista blanca viajando sola, pero creo que he respirado bastante el ambiente de la isla. Salí de discoteca, The Barrel, era la única blanquita del local y bailé sin estar borracha ¿eso no da algún tipo de punto? He cogido los autobuses, comido lo mismo que los autoctónos, hecho amigos... Sin duda ha sido una experiencia.

Mi playa de referencia era Beau Vallon, tranquila, bonita, con turistas, con autóctonos y los miércoles con una especie de mercadillo donde comprar souvenirs y comida local.

Tortuga

Esto es una tortuga (lo sé, sin mi nunca lo habríais sabido) resulta que en La Digue tienen una mini reserva con estas tortuguitas. Se pueden tocar y que sepais que es como tocar un bolso viejo y seco, pero oye yo he tocado una tortuga y vosotros no =P

La Digue es donde se rodó Emmanuelle y Náufrago, si tuviera que compararlo con una playa española, lo que se me viene a la mente es "Caños de Meca" por el rollito hippioso. En este caso eran rastafaris, majos y agradables todo sea dicho de paso. Mucha gente en bici o en alguno de los carros tradicionales. Playas hermosas (pero prefiero Beau Vallon y no puedo explicar por qué)

Praislin es la caña, lástima que haya que coger un ferry donde 1 de cada 4 personas vomitarán. Playas enormes no masificadas donde tomar el sol y disfrutar de la calma y el relax.

No os quiero aburrir, sabéis que odio enrollarme pero ha sido una experiencia maravillosa, con todo lo bueno y lo malo y volvería sin dudarlo.