Mañana a estas horas estaré en Italia, no tengo muy claro en dónde, pero en Italia. Necesito este viaje porque necesito desconectar del trabajo. Las cosas están mal. Con un ERE sobrevolando (nunca mejor dicho) nuestro futuro y sabiendo que los que nos quedemos lo haremos con menos dinero, menos derechos y envueltos con un lacito porque acabaremos subrogados antes de que el 2013 termine.

El resultado del miedo es que la gente está a la que salta. La mayoría además de estar histérica se debate entre dos posturas, los que piensan eso de "para lo que me queda en el convento, me cago dentro" y los que creen que lamiendo culos se van a salvar. ¿Yo qué hago? Pues intentar estar lo más tranquila posible y tratar de encontrar a opciones a la vida "después de" Descubrir qué quiero hacer con mi vida y plantearme qué países podrían acogerme.

Aunque intento estar tranquila en el trabajo no siempre lo consigo y menos cuando me entero que ciertos compañeros que se dedican a chismorrear y ser unos hijos de puta. ¿Por qué lo son? Pues además de por su maldad intrínseca por 30 euros al mes. Ese es el plus que recibían por hacer una cosa. Como la empresa se lo quería ahorrar nos formaron a unos pocos para que hiciéramos sus tareas. Obviamente no tenemos su experiencia por lo que no lo hacemos tan bien. Pues en vez de apoyarnos porque al fin y al cabo, aunque estemos en distintos departamentos, somos compañeros, se dedican a ir a cuchillo y si tienen que mentir, o alterar ligéramente la verdad lo hacen.

Asi que tal y como están las cosas, necesito ir a italia, a comer pizza y beber capuccinos, porque como trabaje mucho más voy a acabar saliendo en la tele.

Como curiosidad decir que en un principio mi vuelo salía hoy. Al final me lo cancelaron y hay una parte de mi que se alegra, porque sentía remordimientos. Una que es un poco idiota...