Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

viernes 24 febrero 2012

Odio a mis amigos

Al menos a algunos con los que me voy de viaje mañana.

Odio haber estado dos putos días preguntando si hacía falta mi coche, para que hoy a las 9pm, cuando hemos quedado mañana a las 11am, me digan que si me importa llevármelo. Cojones, claro que me importa, pero es que si no llevo mi coche no quepo hijos de la mala madre que os trajo.

Cuanto me alegro de que ellos no conozcan la dirección de este blog.

martes 21 febrero 2012

Valencia...

Escribo en modo telegrama porque estoy cansada como sólo una turista puede estar. Ha sido un viaje intenso, cansado, etílico, divertido y extraño, como todos.

La verdad es que tuve mucha suerte en el vuelo de ida porque se portó super bien mi compañero de asiento, que además me ayudó a llegar a la estación super bien. Comí y me hice amiga de los dueños del local (a los que he vuelto a ver hoy) De los carnavales creo que lo que más me gustó, además del estado de embriaguez, fue cuando una adorable niña de unos 6 años se aproximó a mi para preguntarme si me podía hacer una foto con ella. Fue un momento super tierno y agradable e hizo que me sintiera super feliz.

Valencia es una ciudad diferente a lo que me esperaba. Es enorme y me pareció bonita. Es agradable pasear por su centro histórico y el barrio del Carme tiene un puntillo combativo que me moló. Con la gente bien, el viernes cuando llegué, el dueño del local donde almorzaba al enterarse de que no era autóctona me dijo "ya me parecías demasiado simpática para ser valenciana" La verdad es que no sé si han sido mis Dr Martens o qué pero me he sentido observada y jamás me habían piropeado tanto en mi vida.

Ayer mientras paseaba por Valenciana me encontré con los disturbios y lo único que puedo adelantar es que jamás había visto nada similar, pero que los medios de comunicación están siendo ligéramente injustos.

Un saludo