Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

martes 29 noviembre 2011

Eriwen in Berlin

Pues sí señores, he vuelto, y logré hacer un par de fotos para demostrar que había estado alli, pero no más. Soy un poco desastre y el sábado me quedé sin batería y el domingo no fui a ver monumentos sino que estuve de exploración por los barrios chungos de Berlín (exageración insaid xD)

La verdad es que llegar a Berlín no fue fácil, mi primer vuelo se retrasó y me tocó correr por la T4 y luego hubo movida con el segundo, asi que al final llegué una hora y pico más tarde. Cuando aterricé pillé mi bus a mi albergue (lo escogí porque era fácil llegar desde el aeropuerto xD) Mi hostel tenía un bar deba después de registrarme fui a mi habitación (que compartí con otras 5 personas) me lavé un poco, me cambié de ropa y me dispuse a cenar algo (no había comido casi nada en todo el día) Me pedí una deliciosa hamburguesa y dos cervezas (ya que había 2 x 1) y mientras comía empecé a notar la presencia de 4 ingleses borrachos a mi derecha que me miraban con lascivia. Sé que algunos pensarán que soy una creída de mierda, pero lo hacían, y me miraban y cuchicheaban y el apoteosis llegó cuando me metí en la boca una patata frita y se echaron a reír. En ese momento me sentí vulnerable y desdichada ='(

Entonces cual caballero andante se aproximó un pipiolo ebrio como sólo un ingés de Manchester puede estar y se me presentó, me dijo como se llamaba y me dijo que cuando terminase de cenar me fuera con él y sus amigos y amigas, que estaban fumando fuera. No sé, si los ingleses salidos pensaron, que no estaba sola, que era un amigo o lo que sea, pero lo cierto es que me dejaron en paz.

La verdad es que la primera noche en Berlín fue genial, hablé muchísimo, me reí muchísimo y todo a ritmo de cervezas xD Conocí a un par de españolas, a un cantante irlandés, alos pipiolos de Manchester y dormí muy poco, eso sí, al día siguiente tenía algo de resaca.

El sábado fue un día de pasear y andar. Mi resaca y yo nos levantamos un poco tarde, asi que por la calle me compré un café y mapa en mano me fui sin un rumbo fijo a ver la ciudad. Berlín no decepciona, el Altes Museum sí, pero la ciudad no. Me encantó pasear entre los mercadillos navideños, ver los monumentos, los bretzel...

Llegué destrozada de todo el día caminando y llegó la hora de confraternizar con los compis de habitación. Diré que los dos italianos eran algo capullos, había dos chicas residentes en Barcelona, una brasileña y potra hondureña. Con la que más migas hice fue con la de Brásil. Asi que las niñas y yo decidimos tomarnos unas cervezas en el bar del hostel y al final ellas estaban cansadas para salir por la noche y yo no encontré a ninguna de las personas que había ocnocido el día anterior, asi que decidí irme a la camita cual persona responsable.

El domingo fue un día extraño, sin mis chicas de Barcelona, con los italianos en modo autista y con un día nublado no tenía claro que hacer. Asi que me dispuse ver la ciudad, no los monumentos ni lo típico, acabé en un barrio asi como obrero. Hice las típicas compras para familia y amigos y cuando me empezó a doler la garganta me fui a mi albergue. alli conocía una chica mejicana que hablaba por los codos pero que era muy graciosa. Hice la maleta y me preparé para el viaje de vuelta.

La verdad es que me quedo con la sensación de no haber hecho nada, pero no sufro, ya volveré. Berlín es una ciudad para volver. Además no puedo evitar sentirme orgullosa de mi misma. Orgullosa por lo bien que me he desenvuelto en la ciudad, con la gente, con el transporte público. Me gusta esta sensación de independencia. Claro que me encantaría que me pudieran acompañar mis amigos pero si no puede ser ¿qué hago? ¿quedarme en casa? No quiero perderme cosas.

Ains, sé que ha sido un resumen raro, pero bueno, espero que os haya gustado

viernes 18 noviembre 2011

El amor y tu puta madre

Hoy un par de compañeras de trabajo intentaban convencerme de que el amor de Crepúsculo es el amor verdadero. Resulta que el amor verdadero es amor obsesivo y consiste en que si te deja tu amado tienes que estar meses teniendo pesadillas, sin casi comer y siendo una desgraciada. El amor verdadero es que se te olvide respirar cuando tu amorcito esté cerca y que sólo puedas pensar en él. Y cuando he dicho que estaba en contra de ese concepto de amor he recibido por respuesta un "es que tú nunca has estado enamorada"

Tócate, los cojones, o cágate lorito. La cosa es que como creo que el amor ha de servir para crecer y no para volverse más estrecho de mente y como considero que antes que tu amorcito estás tú resulta que no he amado. Creo en el amor (empezando por el amor a uno mismo) y creo en el amor apasionado, pero no creo en los suicidios emocionales. Por dios, si cuando tenía 15 años me encoñé de un tio tuve la suficiente madurez para dejarle porque me hacía polvo ¿dos tías hechas y derechas me van a contar la milonga de que cuando amas de verdad no quieres vivir sin el ser amado?

No sé, no entiendo a la gente, no entiendo a los hombres, pero tampoco a las mujeres, creo que acabaré metida a monja o algo similar.

viernes 11 noviembre 2011

Mis obsesiones

Todos nos etiquetamos y nos definimos y aunque creo que no es del todo bueno porque en el fondo nos limita si alguien me preguntase diría que soy ligéramente obsesiva. Hay temas muy recurrentes en este blog que lo demuestran. Uno es el de sobrevivir, el renacimiento, el crecimiento y la búsqueda de la felicidad. Es muy probable que en esa lista debiera añadir también, la búsqueda del amor, la autoaceptación y muchas historias tristes pero bonitas xD

No sé, siempre digo que los blogs son parte de la persona que los escribe, que reflejan cosas que son importantes para ese ente que llamamos bloguero o bloquera. Yo no puedo evitar emocionarme, cuando releo cosas que escribí aqui mismo hace años. Historias que me llevan a alegrías y sufrimientos pasados, metáforas que quizás sólo yo entiendo... pero es mi historia. Cuando he pensado en abandonar este rincón no he podido, pero porque es es una fotografía de mis cambios, de lo que era y de lo que soy. Y probablemente no he cambiado en muchas cosas, pero en otras tantas sí. Me siento más feliz, más capaz y más fuerte.

El pasado quedó atrás, lo he asumido, pero gracias a mi camino soy la persona en la que me he convertido y personalmente, me molo a mi misma xD