Anoche soñé que no estabas muerta.

Soñé que me hablabas y me abrazabas...

Mi mente imaginaba situaciones inverosímiles y yo no quería despertar. ¿Cómo sería volver a sentirte?

Ya nada volverá a ser igual, aunque mágicamente resucitases.

Me doy cuenta de que en cierta forma vivo de espaldas a ti y a tu recuerdo, pero es que necesito que la cicatriz no duela, porque cada día sin ti es demasiado doloroso.

Lo siento