Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

martes 25 abril 2006

Mi nueva aspiradora

Pues sí, tengo aspiradora, nunca había tenido ninguna, yo era de las de la vieja guardia, de estas que barrían.

Eso, por suerte, ha pasado a la historia y para mi regocijo mi aspiradora es muy bonita, es más, se parece al robot de cortocircuito, mejor dicho la parte que chupa, tiene la misma cara que el muñeco en cuestión y me hace mucha gracia.

El tema de la aspiradora conecta con el tema de mi desorden, mi madre siempre dijo que yo era una adana, y es verdad.

Soy un desastre y la mayor parte del tiempo me da igual (siempre que nadie lo vea) Sé que debo cambiar y guardar la ropa bien doblada, no meter todo lo que cae en mis manos en los bolsillos, debo echar a lavar los calcetines con su respectiva pareja y debo, en definitiva ser más cuidadosa. Pero no puedo, al menos no ahora, como no puedo dejar de morderme las uñas.

Supongo, que es culpa de la educación que he recibido. Mi padre era el típico de "vamos a limpiar" que significaba tú limpias y yo superviso. No sé, siempre he sido de impulsos, cuando debería ser constante.

Supongo que ahora que he entrado en nuevas etapas de mi vida y que he cambiado en tantas cosas, debería intentar cambiar, de una vez por todas esta

domingo 23 abril 2006

El día después de

El día después del Salón del Manga de Jerez me he levantado con el pelo revuelto, la piel suave y las piernas ligéramente cansadas y en general feliz.

Ayer me lo pasé genial, no por el salón, ni por mi enfrentamiento, si no porque estuve rodeada de amigos y amigas a los que quiero muchísimo, con los que reí y con los que pude también desahogar mis nervios.

Cuando vi a mi archienemigo (llamémosle Paco que corto) no pude decirle nada, en ese primer momento me descompuse y me agobié pensando que no podría, que llevaba casi un año esperando encontrármelo y que iba a desperdiciar la oportunidad. Hablé con mi hermana por teléfono y me infundió ánimos, pero no para que me enfrantara a él, sino para que disfrutase con las personas con las que estaba.

Iba andando, le vi, anduve tres pasos, me giré y le dije que si podía hablar con él. Y lo hicimos, sobretodo yo. Saqué una por una, con todo el dolor, las espinas clavadas. Para algunas no tuvo respuesta (la historia viene de muy largo) para otras no me vi satisfecha, pero por la más importante obtuve unas disculpas.

Le di la oportunidad de que me dijera lo que quisiera y no la quiso aprovechar.

La verdad es que fui muy sincera, le dije que le había odiado y que le había deseado lo peor. Y es verdad, me hizo muchísimo daño, ahora no le odio, las cosas jamás serán lo que fueron, pero ya no hay veneno. Además el más perjudicado ha sido él, me perdió como amiga, yo he perdido muy poco, como el tiempo me ha demostrado

Me he quitado una losa, estaba tan nerviosa, que después de hablar con él, cuando estaba con los que quería se me escapó una lágrima, estaba en casa, con ellos jamás estaría desprotegida.

Me quedan algunos demonios más que procuraré exorcizar, pero eso no me preocupa ahora, cuando sea el momento éste llegará sin que yo haga nada.

¿Y el salón? Colas para entrar, pocas proyecciones, mucha gente comprando y mucho maleducado. No me ha gustado, es más sólo compré un regalo y un llavero para mí; pero me lo he pasado en grande.

Muchos saludos a todos y a todas

sábado 22 abril 2006

Tengo una cita

Hoy tengo una cita con mi destino, es hora de que cierre capítulos, de que sea valiente, de no arrugarme ante la situación en el último momento.

Mi hora ha llegado, mi archienemigo y yo estaremos juntos en un mismo recinto. ¿Seré capaz de decirle lo que pienso? ¿podré decirle todo sin perder la educación? Sólo puede decir que espero que sí. Tengo que poder, una persona que me hizo tanto daño no puede quedar impune. Al menos que sepa que me hizo daño (si no lo sabe ya)

No voy a negaros que tengo miedo de decepcionarme a mi misma, pero sé a donde quiero ir, hacia delante, y tengo que hacer esto para soltar lastre.

miércoles 19 abril 2006

Lo que es la vida

Por casualidad estoy escuchando algo de los Goo Goo Dolls y descubro que una canción que me encanta es suya Iris ¿hasta donde llegará mi incultura musical?

Busco algo que me inspire. Hoy en el salón del estudiante he visto tantos jovencitos y jovencitas ilusionados, asustados ante la nueva etapa que se abre ante ellos y me ha dado envidia esa ilusión.

Yo ahora tengo miedo, miedo de terminar la carrera, miedo de no acabarla este año, miedo del futuro y miedo del miedo. Voy a intentar aceptar esa incertidumbre, convivir con ella y disfrutarla. Ese dulce miedo de ver muchos caminos abiertos ante mi. Yo sólo tengo que eligir, confiar en mi y en mi intuición y en mi suerte.

Asi que mundo, prepárate que allá voy.

miércoles 12 abril 2006

La salud

Pues eso de que la salud es lo fundamental es cierto, por lo menos es lo que me dice la experiencia.

Después de dos días con dolores horroroses y vomitando cual bicho asqueroso he de decir que me gustaría estar sana V_V

Fui ayer al médico porque no soportaba el dolor y la verdad es que no pudo hacer gran cosa por mi. Eso sí me ha dicho que el lunes después de las vacaciones a su consulta. A ver que me dice.

Mientras escucho el fabuloso disco de fightstar, me siento preocupada porque tengo miedo de que me vuelva a poner malita. Ese es otro de mis rasgos más acusados, me preocupo por adelantado. Además de que soy especial, me apetecen mucho unos churros con chocolate, y eso no debe ser bueno para la tripa, pero tengo muchas ganas.

Cuídense mucho la salud, que no nos damos cuenta de lo importante que es hasta que la perdemos

martes 11 abril 2006

Recuerdos

una rosa y un vaso rotoYo me aferro a las cosas, a los objetos. Lo hago, a las cosas más tontas, a la ropa.

Es irracional, sobretodo porque no tengo una casa inmensa donde guardarlo todo, por eso lloré cuando un amigo mío rompió uno de los últimos regalos que mi madre me hizo.

Cada cosa guarda en su interior una esencia, algo que emana de su interior y que te transporta, a momentos dulces, o agrios, sola o acompañada, pero es un viaje hacia la persona que era.

Yo he cambiado mucho en dos años, demasiado y ver esas cosas que me recuerdan cómo era y cómo no volveré a ser es... masoquista, pero lo echo de menos. Echo de menos no tener tantas preocupaciones, el no tener tantas responsabilidades, obligaciones, el reírme, estar con mis amigos y amigas.

He perdido mi rumbo y aun busco cómo encontrarlo. Sé que no tiene sentido mirar hacia atrá cuando hay que caminar hacia delante, pero aún no soy capaz de evitarlo

lunes 10 abril 2006

Excesiva

imagen de boromir Soy excesiva en mis amores y en mis odios, en mis defectos, en mis aficiones...

Por lo tanto creo que más que excesiva se podría decir que soy obsesiva. Ahora me ha dado por fightstar. Me gustaría ser normal, pero sin ser mediocre. Ojalá supiera pintar, o tuviera una voz bonita... me gustaría escribir y que la gente se emocionase con lo que escribo...

Si fuera un personaje del Señor de los Anillos sería Boromir, el que se deja corromper y luego, cuando es muy tarde se arrepiente. No tengo lo que hace falta para ser mala (como Sharon Stone en Instinto Básico), pero tampoco soy Aragorn (ojalá Aragorn estuviera en mi...)

Soy corrupta, pero sin las ventajas que debería conllevar.

sábado 8 abril 2006

La realidad

La verdad es que tenía pensado dar un rodeo para empezar a hablar del cáncer, pero no tiene sentido. VIendo una serie he visto unas escenas sobre una mujer con cáncer. Y se me han saltado las lágrimas porque he recordado.

Estar con una persona durante la quimio es duro, pero más duro es ver a alguien que lo soporta y al final es vencida por la enfermedad.

viernes 7 abril 2006

Over now

Estaba escuchando esta canción de Busted cuando me he puesto a pensar en cierta ruptura.

Es de las pocas en las que luego he podido ser amiga de mi ex, en las otras o no les he vuelto a ver o no han sido muy sanas.

Recuerdo que me di cuenta de que no funcionaba y no olvidaré cuando trataba de decidir cómo y cuándo decírselo.

Era un sábado por la mañana y le dije la verdad, que lo que sentía por él no era amor, que no era justo para él y que lo sentía. Mientras tenía unas ganas de llorar enormes pensaba en que tenía que guardármelas una a una, porque encima que era yo la que rompía no me iban a consolar, no era justo.

El chico se fue cabizbajo y yo me di la vuelta para evitar que me viera llorar

jueves 6 abril 2006

No hay nada que un helado no pueda arreglar

He dicho.

Tras la tormenta emocional llego el chocolate y con él la calma. No es que mis dudas hayan desaparecido es que no me sirve de nada estar como estaba ayer.

Tengo un objetivo que es terminar esta carrera de Pedagogía este año, y a partir de ahí la incertidumbre.

Sé que puedo sobrevivir, ¿no lo he hecho hasta ahora?

Asi que ya sabeis si en algún punto de este mundo alguien necesita una pedagoga comprometida, especializada en educación sexual, con capacidad de esfuerzo, grandes habilidades comunicativas, un poco rencorosa y con muchos sueños que cumplir que se ponga en contacto conmigo

martes 4 abril 2006

Oquedad

Venía hacia mi casa pensando que estoy haciendo con mi vida. ¿Por qué sigo estudiando si lo único que quiero es echarme una siesta de un par de años? ¿Por qué me he obcecado en terminar la carrera a costa de mi salud mental y física? ¿Por qué cuando me gustaría mandarlo todo a la mierdad? He aguantado dos trabajos y clases por la mañana y por la tarde ¿por qué? ¿Valgo para ser pedagoga? ¿Soy útil? ¿Estoy destinada a la mediocridad que tanto he temido durante toda mi vida?

Llevo este curso sin llegar puntual a una clase, eso antes hubiera sido imposible, impensable... pero ahora me da la sensación de que no importa lo tarde que llegue no me voy a perder gran cosa. La carrera me sigue pareciendo bonita, sigo queriendo ser pedagoga, y de las buenas, sigo queriendo luchar por un mundo mejor, pero... Qué horribles son los peros. Quizás el problema es que la carrera ya no me ofrece lo que busco, o que me he empeñado en cosas bastante imposibles.

Hace un año y seis meses decidí que tenía dos caminos hundirme o caminar hacia delante el tiempo que pudiese. He intentado lo segundo, pero quizás es hora de que me tome un descanso.

No quiero releer lo que he escrito porque como lo haga me voy a arrepentir y lo voy a borrar, ya me estoy sintiendo una ególatra y una egocéntrica. Así que perdón por las posibles faltas de ortografía y las frases sin sentido o concordancia.

lunes 3 abril 2006

Personas

Llevo tiempo pensando en la relatividad de la maldad.

En mi vida hay un nutrido grupo de archi-enemigos y archi-enemigas, pero lo peor de todo es que la mayoría de ellos son antiguos amigos míos.

Yo pienso en ellos y ellas y me parecen malas personas ¿pero lo son de verdad? ¿Que alguien haya sido malo o mala conmigo ya me da derecho a calificarle (o descalificarle) como malo?

Precisamente yo soy una persona que suelo o caer bien o mal, no suelo resultar indiferente (personalmente creo que es por mi afición a hablar como si mi vida dependiese de ello) ¿Cuánta gente dirá de mi que soy mala, con o sin motivo? Me he equivocado mucho, pero por ello no me considero mala (me considero mala por desearle el mal a algún personaje de mi pasado)

Como es posible, me pregunto, que gente que me parece egosita tenga amigos. Lo desconozco, pero quizás es que sólo han sido malos conmigo.

No lo entiendo, no me parece justo pedir que el mundo deje solas a las malas personas, pero a veces lo deseo.