Me encanta el español y más aún sus verbos ser y estar que dan lugar a esos matices... estar bueno y ser bueno; estar cachonda y ser cachonda... viva la lengua de Cervantes.