Lo bueno de ver las cosas con distancia es que en vez de cagarte en la puta madre de nadie lo que haces es apagar el ordenador.

La providencia tiene un gran sentido del humor.