Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

sábado 29 octubre 2011

El ataque de la maleta

Mañana me voy de viaje y estoy sufriendo como una perra... viajo con caca-air (Ryanair para no entendidos) y es super complicado todo. En Dublín llueve y mucho y yo ando sin saber qué meter y qué no meter al final en el equipaje de mano no me cabe todo lo que quiero y eso que no llevo casi nada. Ahora mismo me siento una inútil dudando. Al final la liaré.

Mandadme energía positiva =)

sábado 22 octubre 2011

Cosas que no entiendo

Hace tiempo llegué a un blog de una ex azafata, me lo leía a ratos y un día leíq eu decía que en el aeropuerto de San Pablo había un burguer king, a lo que amablemente le escribí un comentario diciendo que en ese aeropuerto no hay ningún restaurante de comida rápida. Días después busqué a ver si me había contestado, y... ¡mi comentario no estaba! pensé que a lo mejor al final no lo había escrito asi que lo envié de nuevo... y de nuevo el comentario no aparece.

No sé si la azafata no lo publica porque no es lo suficientemente bueno o porque es una mentirosa y le jode que desmonte una mentirijilla que dice. Siento cierto estupor y me encabrona, mucho sobretodo porque opino que es una bobada... ahora me debato entre poner el link a dicho blog y dicha entrada o pasar de su cara como la puta mierda.

Sí, soy una niñata xD

martes 18 octubre 2011

El inicio del día

Mientras disfruto de un café con mocos de buena mañana analizo el hecho de que todavía no he digerido la tarta del cumpleaños de anoche. Me da mucha pereza tener que madrugar y muchísima más esta semana, pero es lo que hay. Me gustan estos momentos de soledad, estar tranquila, con la manitas en la taza y la oscuridad acompañándome. Es igual que conducir a las 4am... me da paz. Me siento dueña de la ciudad

lunes 17 octubre 2011

9 días

Ese es el tiempo que he estado sin escribir, creo que he batido un record. Lo siento, no me gusta no actualizar pero la verdad es que últimamente no paro, entre los trabajos, volver al gimnasio, buscar los libros de alemán, comprar regalos para cumpleaños, celebrar los cumpleaños y dormir no tengo tiempo para casi nada (aunque sí he tenido tiempo de manifestarme)

Para empezar diré que el sábado fui a la manifestación de mi ciudad y que me dio la sensación de que habia menos gente que en anteriores convocatorias. Luego me surge una pregunta, si yo salí de trabajar y fui ¿por qué coño no va la gente que no trabaja y que no tiene nada que hacer? Entiendo que haya gente que crea que no sirve de nada manifestarse ¿pero no hacer nada sirve de algo? Soy de las que opinan que si dejas que te pisen más te pisarán, la apatía no ayuda. Y para todos los que dicen que el ser ciudadano sólo se demuestra en las urnas le contesto que ser ciudadano es bastante más. Cuando yo voto elijo a unas personas, pero esas personas NO tienen carta blanca sobre mi destino y si no me gusta lo que hacen lo hacen lo dejaré claro y patente, chillaré, ocuparé plazas o lo que considere oportuno. Reducir la democracia a votar me parece repugnante...

En el trabajo las cosas van, que no es poco, aunque en mi edificio han empezado a echar a personas de otras empresas con las que compartimos espacios, las cosas pintan mal y lo peor de todo es que una de las empresas que ha despedido improcedentemente a una chiquilla que llevaba 14 años alli va a despedir a tres personas más y no es porque no haya carga de trabajo, o no hagan falta manos, es porque no les cuadran los números... ni a ellos ni a los trabajadores que temen ser despedidos y temen el panorama desolador que se les presenta con 4 personas menos que trabajaban a 40 horas.

La verdad es que quiero que todos sepais que estoy muy bien, soltera, trabajando y con salud (aunque me he despertado con mocos y llevo dos días con carraspera) Creo que estoy muy centrada y en el camino correcto y eso es lo que importa ¿no?

En el próximo artículo os hablaré de mi viaje a Dublín que es en dos semanas =)

martes 4 octubre 2011

Resumen trabajo = cole

Ayer tuve un día de mierda en el trabajo y como soy una obsesiva hoy no quiero ir por lo que sucedió ayer. Supongo que es igual que en el cole, cuando se meten contigo unos abusones y piensas en decirle a tu madre que te duele la tripa...

La verdad es que tener un trabajo en estos tiempos es un tesoro, pero a veces me pregunto si sirvo para este empleo.