Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

miércoles 25 abril 2007

Miércoles

Hoy ha sido un día de descanso, de los dos curros. He estado en casa sin hacer nada, sin pensar, sin estudiar el carnet, sin nada de nada y soy feliz...

La verdad es que me hacía falta y la perspectiva de que hasta Julio no voy a tener un fin de semana de vacaciones es poco alentador, pero no desfallezco.

En mente tengo un viaje a Japón para verano de 2008 pero dependerá mucho del dinero que logre reunir de aqui a Diciembre.

En el trabajo las cosas van como siempre, es todo un poco extraño...

lunes 16 abril 2007

Como sea cierto...

Como sea cierto Nacho Vidal que has golpeado a tu novia voy a llevarme una gran decepción. Espero que estés preparado para desaparecer de mi blog

viernes 13 abril 2007

Las calles desnudas

Las calles desnudas me ignoran mientras mis zapatos desgastan los adoquines.

Entonces suena esa canción que hace que mis andares sean los de una modelo. Dejo de ser quien soy y me convierto en una diva y mis paso se sincronizan con el ritmo... Una lluvia tibia moja mi ropa de manera que queda sensualmente (y sexualmente) pegada a mi.

Lo que me rodea pasa a ser un plató donde se rueda un videoclip de música, donde todo gira a mi alrededor, alrededor de la música que suena en mi mente que hace que desee arrancarme la ropa y saltar...

La canción pasa y todo vuelve a ser gris.

martes 3 abril 2007

El otro día

El otro día iba de camino a casa mi jefa, era un jueves normal a las 7 de la mañana cuando en la acera de frente divisé a un grupo de chicos.

Estos chicos, captaron mi atención, no por su belleza, sino porque empezaron a golpear los contenedores y hasta que uno no derribó al menos uno de dichos contenedores no paró.

Sé cómo os imaginais a estos chicos, pero no, no eran niñatos de 16 años con pinta de delincuentes juveniles.

Era gente que vestía pijito (pantalones de pinza, camisa, jersey...) y más cercanos a los 27 que a los 17.

Me quedé pensativa el resto del camino ¿por qué coño unos tios de veintitantos iban a encontrar divertido patear contenedores? No sé, supongo que me extrañó aún más que no fueran canis, supongo que no estoy libre de prejuicios, supongo.

En otro orden de cosas contaros que en el curro he estado trabajando mucho, que estoy cansada como un perro y que no entiendo a las personas que me rodean.

Ayer una compañera me recriminaba que me hubiera quedado más tiempo para ayudar en un embarque, y me sentó como una patada.

Lo primero es que lo hago para que los nuevos no lo pasen tan mal como yo lo pasé y segundo es muy fácil hablar cuando se tienen las espaldas bien cubiertas.

Yo intento no juzgar a nadie, pero invariablemente me encuentro con gente que me juzga a mi... lo dicho no entiendo a la gente.

Mañana por fin descanso después de 7 días de intenso trabajo... espero que el dinero compense estos pequeños sin sabores