Ya he vuelto del viaje y aunque he escrito un diario prefiero no transcribirlo. Supongo que esto será una especie de conclusión de lo que para mi ha significado el viaje.

Espero no ofender a nadie. Eso es lo primero que he de decir, esto es MI experiencia personal y son MIS vivencias y MIS impresiones.

Praga es una ciudad maravillosa, preciosa, parece hecha por un (o una) creativo de publicidad. Las casas maravillosas, la ciudad salpicada de edificios neogóticos y del barroco tardío, pero a mi no me ha "llenado" Era todo muy bonito, pero no me ha calado y creo que a ello ha colaborado que he tenido muy malas experiencias con los checos (con más de uno) Los que me han atendido no es que fueran serios o secos (que lo eran) sino que muchos de ellos rozaban (si no sobrepasaban) la mala educación.

Desde un conductor de autobús que nos soltó (a 12 guiris) en un descampado sin indicarnos al menos donde estaba el hotel a camareros que ni siquiera dan las gracias porque les hayas ayudado. Me han intentado timar y eso es lógico en una ciudad tan absolutamente turística como Praga y entiendo que picaresca la hay en todas partes pero es que... ¿cómo explicar algunas de las sensaciones que he tenido?

De veras que no quiero ofender, quizás he tenido muy mala suerte y me he encontrado con lo peor de Praga y el resto del mundo es maravilloso. Esperaba más quizás porque sólo había escuchado maravillas.

Ya os seguiré contando que estoy poco concentrada y me da la sensación de que no me estoy expresando bien. Un cansado saludo de una turista que ha vuelto al hogar

Ahora debería contar las anécdotas del viaje pero es que me da pereza, asi que hablaré otro día de esas cosas