Hay días en los que de veras uno puede llegar a sentir que no debería haberse levantado de la cama. Para esos días yo me pongo vídeos de gatos. Por lo menos que mientras lloras, se te escape una carcajada.