Ayer llamaba a un gato para que me salvase.

Yo estaba cayendo a un abismo y un gato de gran tripa, pelo largo y preciosos ojos azules era el único que podía salvarme.

Le imploraba, le suplicaba pero al final caí en la oscuridad.

Ya una no se puede fiar ni de los gatos