Sin tener nada en común nuestros sentimientos entraron en sintonía.

Benditos espejimos que me hacen sonreír. Si he de alucinar que sea con el paraíso.