Deberías admitirlo. La magia se evapora más rápido que el agua en el desierto.