Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

domingo 21 marzo 2010

Limpia

Alli estaba ella bajo el agua, con los ojos cerrados y sintiendo.

Sentía el agua caliente, casi abrasadora deslizándose por su piel, olía, su champú preferido mientras se aclaraba el pelo y sentía cosquillas cuando el jabón se deslizaba.

Decidida echó el gel de baño sobre su mano, ella no usaba esponja. Por algún motivo le encantaba deslizar sus manos resbaladizas por su cuerpo. Primero los brazos, luego el pecho y el estómago. Luego bajaba perezosa para luego deleitarse en sus nalgas que se convertían en seda resbaladiza. Continuaba por los muslos y las pantorrillas para terminar con la espalda.

Sus duchas no eran eternas, pero disfrutaba de cada instante, de cada milésima de segundo. Cuando llegaba la hora de salir cerraba el grifo y se enfrentaba al frío de fuera, pero lo hacía con otra actitud, se sentía feliz, llena de fuerzas y en paz con su cuerpo.

lunes 8 marzo 2010

Espejo

Espejo espejito... dime quién esconde sus miserias debajo de las capas más profundas de su ser.

Espejo espejito explícame por qué soy tan repugnante.

Espejo espejito, dame fuerzas para vomitar... Sólo un día más, prometo no volver a darme atracones, prometo ser buena, prometo ser hermosa.

Espejo, espejito, no me juzgues, deja de reflejar lo que soy, no soporto mi propia visión.