Ojalá se pudieran vomitar los sentimientos igual que la comida que nos sienta mal.