Y entonces después de la agonía, el cortante filo besó la suave carne y el corazón se paró.

Hoy se rompió el corazón.